Última Hora

Internacional

Ucrania: la policía lanza nuevo asalto sobre el Maidán, 16 muertos el martes

Asimismo, 159 policías fueron hospitalizados, 35 de ellos están en estado grave, según fuentes oficiales.

AFP Agencia Hace 2/18/2014 10:07:00 PM

KIEV, 19 febrero 2014 (AFP) - Las fuerzas antidisturbios emprendieron un nuevo asalto sobre el Maidán (plaza de la Independencia de Kiev), tras lanzar una lluvia de granadas lacrimógenas y ensordecedoras, constató este miércoles de madrugada un periodista de la AFP.

Los policías avanzaron hacia la plaza y tomaron posiciones alrededor del monumento que ocupa el centro de la misma poco después de las 04H00 locales (02H00 GMT).

Las tiendas levantadas en los alrededores del lugar tomaron fuego rápidamente. Los manifestantes respondieron lanzando pedradas a los policías.

Dieciséis personas, entre civiles y policías, murieron el martes en Kiev como consecuencia de los violentos enfrentamientos entre manifestantes antigubermanentales y las fuerzas del orden, que intentan desalojar la emblemática plaza, ocupada por los opositores desde hace tres meses.

Por su parte, el presidente Viktor Yanukovich había rechazado detener el asalto de las fuerzas del orden contra el Maidán (Independencia) y ordenó evacuarla, según declaró el opositor Vitali Klitschko tras reunirse con éste.

Cuatro manifestantes resultaron muertos durante el asalto de la policía a la plaza, el martes por la noche.

"Cuatro manifestantes murieron durante el rastrillaje del Maidán", declaró a la AFP Sviatoslav Janenko, un responsable de los servicios médicos de la oposición. El balance anterior mencionaba cinco civiles y siete policías muertos desde el martes de mañana.

Los manifestantes reunidos en la plaza, muchos de ellos equipados de manera similar a las fuerzas del orden (con cascos y escudos) para protegerse de éstas, erigieron por la noche un muro de fuego para protegerse de los policías que empezaron a evacuarlos tras violentos choques.

"El presidente dice que la única solución es evacuar el Maidán y que todos (los manifestantes opositores) regresen a sus casas", había declarado Klitscko a la televisión.

La Casa de los Sindicatos, sobre el Maidán, transformada en cuartel general de los manifestantes, ardía en llamas en la madrugada del miércoles..

"No nos iremos de aquí, es un lugar de libertad", había proclamado ante la multitud Klitschko. "El gobierno ha lanzado una guerra contra su propio pueblo", añadió antes de reunirse con Yanukovich.

Incluso partidarios del régimen, como el oligarca Rinat Akhmetov, el hombre más rico de Ucrania y principal patrocinador del partido de Yanukovich, condenaron los últimos acontecimientos.

"Las víctimas humanas del lado de los manifestantes y de las fuerzas del orden son un precio inaceptable de errores políticos", declaró Akhmetov en un comunicado, pidiendo que se "ponga un fin al derramamiento de sangre".

Uno de los civiles muertos es un empleado del Partido de las Regiones del presidente Yanukovich, cuyo cadáver fue hallado en la sede de esta formación política, que fue tomada por asalto y brevemente controlada por los manifestantes, que la incendiaron parcialmente.

Asalto en Leópolis

Otros dos cadáveres fueron encontrados en la zona donde ocurrieron los enfrentamientos, pero la policía afirmó que no mostraban trazas de violencia.

Por otra parte, al menos 150 manifestantes resultaron heridos, 30 de ellos de gravedad. A un manifestante hubo que amputarle la mano y otros sufren traumatismos craneales y heridas en brazos y piernas, causadas sobre todo por granadas aturdidoras, afirmó Oleg Mussii, jefe del servicio médico de la oposición.

Asimismo, 159 policías fueron hospitalizados, 35 de ellos están en estado grave, según fuentes oficiales.

La violencia amenaza con extenderse en el país. En Leópolis, un feudo de la contestación en el oeste del país, los manifestantes tomaron por asalto las sedes de la administración y de la policía.

Asimismo, los manifestantes antigubernamentales tomaron armas de una unidad militar en esta ciudad este miércoles de madrugada, pudo constatar en el lugar un periodista de la AFP.

Tras enfrentamientos en los que lanzaron cócteles Molotov, que provocaron incendios en edificios militares, unos 5.000 manifestantes tomaron el control del depósito de armas del lugar

El fiscal general Viktor Pchonka prometió el martes por la noche "las penas más severas" contra los responsables de la violencia.

Las autoridades cerraron el metro de Kiev y anunciaron una "limitación" del tráfico en dirección a la capital a partir de la medianoche, con el fin de evitar una "escalada de la violencia".

Los choques ocurrieron tras varias semanas de relativa calma, durante un desfile hacia el parlamento que degeneró en enfrentamientos contra las fuerzas del orden

Preocupación en Occidente

Se trata de los primeros enfrentamientos en Kiev desde los que se registraron a fines de enero, que dejaron cuatro muertos -dos alcanzados por balas reales- y más de 500 heridos.

Rusia acusó rápidamente a los occidentales de haber fomentado la violencia al "cerrar los ojos ante las acciones agresivas de las fuerzas radicales en Ucrania".

Por su parte, en Washington, el vicepresidente Joe Biden se declaró "consternado" y urgió al presidente Yanukovich "a poner fin a la confrontación" y a "reanudar de manera urgente el diálogo con la oposición", así como hacer "prueba de mesura".

A este pedido se unió el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon, quien se declaró "extremadamente preocupado".

Asimismo, el Departamento de Estado de EEUU desaconsejó a sus ciudadanos que viajen a Ucrania y recomendó a los que se encuentran en el país que no se acerquen a los lugares donde tienen lugar las manifestaciones.

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, levantó la amenaza de "sanciones" de la Unión Europea contra dirigentes ucranianos.

La protesta en Ucrania, que comenzó en noviembre contra la decisión del gobierno de no firmar el acuerdo con la Unión Europea, se convirtió luego en un rechazo radical al presidente Yanukovich.

La oposición acusa al poder ucraniano de ceder a las presiones de Moscú.