Última Hora

Internacional

Detienen a un presunto operador de cártel mexicano y a hermano de capo

El detenido es considerado "uno de los fundadores" del cártel La Familia Michoacana.

AFP Agencia Hace 2/18/2014 5:19:00 PM

MÉXICO, 18 febrero 2014 (AFP) - Fuerzas de seguridad mexicanas detuvieron este martes en dos acciones a un supuesto operador financiero del cártel Los Caballeros Templarios, al que acechan el gobierno y autodefensas en la convulsa región Michoacán (oeste), y a un medio hermano de un capo narcotraficante, informaron fuentes gubernamentales.

Juan Reza Sánchez, "un presunto operador financiero de un grupo delictivo en Michoacán", fue detenido en un operativo de la policía federal en la región de Querétaro (centro) en el que se le decomisaron un fusil de asalto y un kilo de metanfetamina, indicó la oficial Comisión Nacional de Seguridad en un comunicado.

Un vocero de la fiscalía federal, que pidió guardar el anonimato, confirmó a la AFP que Reza Sánchez -alias "El Juanillo" o "Cito"- está acusado de pertenecer a Los Caballeros Templarios y que por su captura se ofrecía una recompensa de cinco millones de pesos (unos 378.000 millones de dólares).

El detenido es considerado "uno de los fundadores" del cártel La Familia Michoacana, que durante años fue una de las principales organizaciones productoras y exportadoras de drogas sintéticas a Estados Unidos, dijo a la AFP un portavoz de la Comisión Nacional de Seguridad, que también pidió reservar su nombre.

Numerosos integrantes de La Familia se unieron a Los Caballeros Templarios después de que en 2010 el gobierno anunciara la muerte de su líder, Nazario Moreno "El Chayo", y de que un año después fuera detenido el capo José de Jesús Méndez.

En un segundo operativo las autoridades mexicanas capturaron a Heliodoro Moreno, medio hermano de "El Chayo", de acuerdo con el vocero de la Comisión Nacional de Seguridad.

Moreno fue detenido en Apatzingán (Michoacán), una ciudad considerada hasta hace poco bastión de Los Caballeros Templarios.

Michoacán vivió en los últimos meses un recrudecimiento de la violencia a raíz de enfrentamientos entre Los Caballeros Templarios y los grupos de autodefensa, creados hace un año por civiles que se levantaron en armas contra el narcotráfico.

Esta situación obligó al gobierno mexicano a reforzar la seguridad en Michoacán con la presencia de unos 10.000 militares y policías.

En el marco de ese despliegue han sido detenidos más de 300 presuntos delincuentes en Michoacán -incluidos varios cabecillas de los Templarios- pero las autodefensas exigen la captura de los líderes del cártel entre los que incluyen a "El Chayo", al que dan por vivo.