Última Hora

Internacional

Si cae Curitiba, Porto Alegre está listo para más juegos del Mundial-2014

"Nuestro foco es que se mantenga Curitiba, la FIFA espera que se mantenga", reparó el secretario general Jerome Valcke.

AFP Agencia Hace 2/18/2014 11:29:00 AM

PORTO ALEGRE, 18 febrero 2014 (AFP) - El Beira Rio de Porto Alegre (sur) está "listo" para recibir más partidos del Mundial-2014 en caso de que Curitiba sea finalmente excluida del torneo, dijo el martes un vocero del club Internacional, propietario de la arena, a la AFP.

En la víspera de un seminario con los 32 entrenadores de las selecciones participantes en el torneo, el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, anunciará este martes en Florianópolis (sur) el destino de Curitiba (sur).

"El estadio Beira Rio estará listo para recibir juegos (adicionales de la Copa del Mundo). Tocará a los organizadores del evento un eventual cambio de planes y evaluar si usan el estadio Beira Rio" para otros partidos, explicó el presidente de la comisión de obras del Internacional, Maximiliano Selistre Carlomagno.

"Nuestro foco es que se mantenga Curitiba, la FIFA espera que se mantenga, dado que la Copa fue pensada para que se realizara con Curitiba", reparó.

El anuncio de Valcke está previsto para las 15h00 locales (18h00 GMT). El secretario general de la FIFA visitó en la mañana del martes el Beira Rio y evitó hablar con la prensa.

"Espectacular"

Después de la visita al estadio, de rutina, Valcke sólo dijo desde el medio del campo: "¡Es espectacular!"

Acompañado por autoridades locales y del club Internacional, Valcke recorrió el campo y los vestuarios por unos 20 minutos.

"Se manifestó positivamente impresionado con el estadio", explicó Carlomagno.

Un "no" a Curitiba obligaría a reajustar el calendario y mover los cuatro partidos de la fase de grupos previstos en ese estadio. Y Porto Alegre aparece como la opción más viable por ser la sede más cercana (unos 550 km).

El informe de un equipo técnico de la FIFA, ahora en Curitiba, determinará la decisión, explicó Valcke el lunes.

En su última visita a Brasil, en enero, el secretario dijo que había una "situación de urgencia" en el Arena da Baixada de Curitiba, y amenazó con excluirlo del Mundial si no mostraba "progresos" a este martes, 18 de febrero.

Aunque el 4 de febrero, la FIFA dijo a la AFP que Valcke creía que Curitiba avanzaba en la "dirección correcta".

Buscando soluciones

La presidenta Dilma Rousseff tiene previsto visitar el Beira Rio este jueves, informó el club a la AFP. Para ese mismo día fue convocada una manifestación contra el Mundial-2014 posiblemente en las cercanías del estadio.

La reinauguración oficial del Beira Rio está pautada para el 6 de abril con un partido amistoso del "colorado" ante el Peñarol uruguayo.

El estadio, cuya reforma costó 142 millones de dólares, tiene capacidad para unas 50 mil personas. Los trabajos están al 97%, según información del club.

El sábado se organizó el primer evento test de cara al Mundial, con 10.000 espectadores en un juego del Inter por el campeonato gaúcho del estado de Rio Grande do Sul.

En su visita, el Inter explicó a Valcke que en ese juego sirvió para determinar que "necistamos mejorar el acceso, el entorno y la tecnología de información y comunicación", explicó Carlomagno.

Pero el gran dolor de cabeza son las estructuras temporales.

El presidente del Inter, Giovanni Luigi, dijo el viernes que Porto Alegre corría "riesgo" de quedar fuera del Mundial porque el club no podía asumir los costos de estas instalaciones (USD 12,5 millones), que por contrato son su responsabilidad.

Pero con el pasar de los días, el discurso es más optimista.

Carlomagno indicó que tanto la alcaldía como el gobierno del estado "han mostrado en los últimos días una disposición positiva con respecto a la resolución de este tema y estamos con la expectativa de que en los próximos días, el presidnete Giovani y las autoridades van a resolver ese desafío".

El tema, según Carlomagno, no fue tratado con Valcke, que ya en Brasilia había adelantado que la FIFA no pagaría por estas instalaciones.

"Lo que puedo decir es que un estadio de la Copa del Mundo no puede quedar sin esas estructuras", dijo el dirigente el lunes en Brasilia.