Última Hora

Don José Madrigal Salas de 93 años, fue víctima de su propia prisión.

El hombre que vivía solo, murió quemado cuando su pequeña casa de madera se consumió en minutos.

El hombre creyó que cubriendo ventanas y asegurando las puertas no sería víctima del hampa. Lamentable mente esta fue la razón por la cual no pudo escapar de las llamas.

El adulto mayor quien era visitado por un sobrino de vez en cuando, utilizaba candelas en el hogar, solo prendía el televisor, ya que le preocupaba no poder pagar el recibo eléctrico.

El cuerpo de don José, fue rescatado por algunos vecinos que rompieron las paredes para poder sacarlo. Pero ya no había nada que hacer por él.

Los hechos se dieron en la Uruca la mañana de este lunes.