Última Hora

Joden como ellas solas. Las purrujas no son las compañeras más deseables en un paseo pero siempre está ahí.

Lo que muy pocos saben es que gracias a este diminuto insecto también disfrutamos de unos los placeres más agradables al paladar.

Pablo Elizondo, investigador del INBio, nos tiene los detalles.