Última Hora

Al minuto 41 del encuentro entre Cartaginés y Alajuelense el central se vio obligado a ponerle fin al cotejo por hechos de violencia en las graderías del Estadio Nacional.

Barras bravas alajuelenses atacaron a aficionados brumosos y obligaron a estos y a varios manudos a huir y lanzarse hacia el terreno de juego.

En conferencia de prensa, tras las bochornosas imágenes que se vieron en la transmisión de Canal 7, el presidente del Cartaginés, Daniel Vargas, se disculpó por lo sucedido.

Además explicó que para la actividad se contaba con un contingente de 350 elementos de seguridad entre pública y privada.

El viceministro de Seguridad Celso Gamboa explicó, vía telefónica, que la presencia de Fuerza Pública para el juego era en la parte de afuera del estadio, pero que una vez que fue necesario entraron al estadio.

Explicó que el equipo local presenta un plan de seguridad y Fuerza Pública presta sus servicios desde que las barras bravas comienzan a reunirse previo a los juegos.

Incluso las autoridades de Fuerza Pública escoltan los integrantes de las barras para evitar conflctos. En una imagen publicada en redes sociales se ven a efectivos acompañar a la barra brava, que incluso viajan sobre el bus y afuera de las ventanas. “Los encapsulamos para que no vayan dispersos, causando daños y asaltando”, aseguró Gamboa.

Gamboa aseguró que es necesario un cambio en el enfoque al problema de la violencia en el fútbol.