Última Hora

Internacional

Al menos 50 personas muertas, algunas degolladas, por rebeldes en Nigeria

Los enfrentamientos entre insurgentes y militares se han registrado en bosques próximos a la frontera...

Agencia EFE Hace 2/16/2014 1:06:00 PM

(EFE).- Al menos 50 personas han muerto, algunas degolladas, a manos de supuestos rebeldes del grupo islamista radical Boko Haram, que se han enfrentado al Ejército nigeriano en el noreste del país durante esta semana, informaron hoy a Efe fuentes locales y hospitalarias.

Los enfrentamientos entre insurgentes y militares se han registrado en bosques próximos a la frontera entre los estados de Borno y Adamawa.

En Yola, la capital de Adamawa, el número de víctimas podría ser mayor, ya que muchos cuerpos podrían estar todavía en los bosques.

Las últimas muertes se produjeron ayer, cuando los insurgentes invadieron el municipio fronterizo de Izhe.

Nueve soldados murieron en una emboscada en esa misma localidad cuando se disponían a repeler un ataque de los islamistas, que usaron armas y machetes para asesinar a los habitantes.

Debido a esta lucha feroz, los residentes de la zona han huido a la región de Madagali, dentro del mismo estado de Adamawa, donde han instado al presidente regional, Maina Ularamu, a solicitar apoyo militar.

"Llamamos al Gobierno a destinar más tropas armadas con tanques. Estos insurgentes de Boko Haram tienen armas más sofisticadas que los soldados", dijo Ularamu.

Los militares han intensificado su campaña contra Boko Haram desde el pasado mes de mayo, cuando el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, impuso el estado de emergencia en los estados norteños de Adamawa, Borno y Yobe.

Boko Haram, cuyo nombre significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha presuntamente por imponer la ley islámica en el país africano, de mayoría musulmana en el norte y cristiana en el sur.

Desde 2009, cuando la policía acabó con el líder de Boko Haram, Mohammed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que ha causado más de 3.000 muertos, según cifras del Ejército nigeriano.