Última Hora

El Deportivo Saprissa inició a construir su victoria desde temprano en el encuentro.

Un primer tiempo de goles y un segundo tiempo de control buen toque de balón y anotaciones fueron más que suficientes para que los morados, una semana antes de clásico, derrotaran a un insípido Santos.

El primer cuarto de hora fue morado.

A los 8 minutos los locales se ponían arriba en el marcador. Waston llegaba desde el fondo y en punto penal remataba de cabeza para derrotar a Adrián De Lemos, que nada podía hacer para rechazar el balón.

El buen momento que vivían los morados en esos primeros quince minutos se volvía a concretar al 13’, cuando Russell cerraba en el área una buena combinación nacida sobre el andarivel derecho.

El panameño machado realizaba un saque de banda –poderoso y preciso- que encontraba a Rodríguez vacío a las espaldas santistas. El ariete buscó la línea de fondo y tocó hacia atrás para que Manfred cerrara la pinza. 2-0.

El segundo cuarto de hora fue destiñendo su color morado, ya que Santos se consolidó sobre el césped del Nacional.

Carlos Hernández al 28’ y un lance peligroso en el área de Michel fueron los puntos altos del Santos durante el primer acto.

Una vez que los equipos cruzaron el umbral de los 30 minutos, los saprissistas volvieron a controlar el ritmo de juego. Esto les permitió llevar peligro al arco rival.

Al 36’ Waston se volvió a llenar la garganta de gol y los minutos finales de la primera parte se vivieron bajo un asedio tibaseño sobre la posición de De Lemos.

Luego del descanso Santos apostó a poner jugadores de ataque para tratar de revertir el control del cotejo, pero ni Juan Vicente Solís ni Starling Matarrita pesaron en el accionar de los del Atlántico.

Saprissa saltó al terreno de juego con la intención de proteger el marcador, mediante el toque continuo y la presión sobre la cabaña de De Lemos.

Lo trató Russell, Colindres, Saucedo y Guzmán, pero de manera infructuosa.

Fue Castillo que desde la banca vino para anotar el cuarto al 80’.

Saprissa dominó, se mostró sólido y tras los 90 minutos empieza a palpitar el choque con Alajuelense.