Última Hora

Las autoridades judiciales encienden las alertas ante los delitos que se cometen utilizando el nombre de Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

El martes anterior, se perpetro un millonario asalto en Aserrí. La caja fuerte de una venta de vehículos fue saqueada, por 12 asaltantes.

Pero no cualquier tipo de ladrón, los hombres venían preparados, con armas, chalecos antibalas, pañuelos, pasamontañas y ni más ni menos que con las letras del OIJ.

Este no es el primer caso que la policía judicial investiga de ese tipo.

El pasado 13 de diciembre un hombre murió durante un falso allanamiento en la Francia de Siquirres.

Al parecer, un grupo de hombres encapuchados y con trajes de fatiga, que fingían ser del Organismo de Investigación Judicial, botaron el portón en una vivienda de un hombre de apellido Delgado.

E iniciaron una balacera con fusiles AK47 y uno de los asaltantes recibió varios disparos y murió. También resultó herido el dueño de la vivienda.

Al igual que en el robo de Aserrí, los hombres portaban chaleco antibalas y pasamontañas.

La situación molesta a las autoridades, que saben que los delincuentes utilizan el nombre del OIJ para cometer las fechorías, y que dejan en mal la institución pero no hay forma de controlarlo.

El método de sorprender como policía judicial, no es de una sola banda.

Se ha convertido en algo más común pero las autoridades aseguran que las falsificaciones con las que trabajan en camisetas y chalecos los delatan. Hay varios que ya tienen en la mira y están prontos a detener.