Última Hora

Johnny Araya enfoca su estrategia en atraer dirigentes de partidos pequeños, y no en alianzas con los excandidatos.

Ir a las bases, y crear alianzas. Esa es la directriz que el candidato liberacionista fijo como ruta para la segunda ronda.

Puntarenas es la primer comunidad que visita, lo hizo el jueves, en una agenda de reuniones dedicadas para afinar la estrategia.

Así descarta pedir apoyo a sus exrivales, como Otto Guevara, Rodolfo Piza y José María Villalta.

Según detalle el mismo liberacionista, minutos antes de iniciar la actividad en un hotel del Paseo de Los Turistas, recibió la primera adhesión de la dirigencia porteña del Partido Unidad Social Cristiana.

Y dijo que más están por concretarse. Más si se trata de coincidencias con otras agrupaciones que comparten temas como la oposición al aborto.

A los dirigentes puntarenenses, Araya dijo que debe reactivar el casa por casa, en busca de más votos para el 6 de abril.