Última Hora

Internacional

Autoridades tailandesas intentan desalojar los sitios ocupados por manifestantes

Hasta el momento no se había registrado ningún incidente violento entre policía y manifestantes.

AFP Agencia Hace 2/13/2014 9:41:00 PM

BANGKOK, 14 febrero 2014 (AFP) - Las autoridades tailandesas emprenderán una operación para recuperar varios sitios ocupados por los manifestantes que reclaman desde hace tres meses la dimisión del actual gobierno, anunció este viernes un alto responsable, mientras la policía anti-disturbios se preparaba para entrar en acción.

"Tenemos cuatro sitios por objetivo", entre los cuales destacan la sede del gobierno y el ministerio del Interior, declaró a la AFP el jefe del Consejo de Seguridad Nacional, Paradorn Pattanatabut, precisando que primero se intentará negociar con los manifestantes.

"Los recuperaremos donde podamos hacerlo y detendremos a los líderes de las manifestaciones", prometió el responsable.

"No se trata de reprimir a los manifestantes sino de la aplicación estricta de la ley", añadió, al tiempo que subrayó que estas concentraciones son ilegales y que hay armas en los sitios ocupados por los manifestantes.

La policía levantó las carpas instaladas por los manifestantes cerca de la 'Government House', en la que el gobierno no ha podido reunirse desde hace casi dos meses, y por megafonía los llamó a no resistir, según periodistas de la AFP en el lugar.

Asimismo, las fuerzas del orden precisaron que "tenían que desalojar esas zonas, que son peligrosas, en las que constantemente se producen incidentes", Además, afirman que "entre los manifestantes también hay numerosos sospechosos sobre los que penden órdenes de detención".

Hasta el momento no se había registrado ningún incidente violento entre policía y manifestantes.

La primera ministra Yingluck Shinawatra enfrenta desde el otoño pasado un movimiento callejero que reclama su cabeza y así poner fin a la influencia de su hermano, Thaksin, el odiado exjefe del gobierno derrocado mediante un golpe de Estado en 2006.

El multimillonario, acusado de seguir gobernando al país a través de su hermana, continúa siendo, a pesar de su exilio, el principal factor de división del país entre las masas rurales y urbanas desfavorecidas del norte y noreste, y las élites de la capital Bangkok que lo ven como una amenaza para la monarquía.

Para intentar resolver la crisis, que ya ha causado al menos diez muertos, Yingluck convocó a elecciones anticipadas para el 2 de febrero pasado.

Pero los manifestantes, que quieren sustituir el gobierno por un "consejo del pueblo" no electo, impidieron la votación en el 10% de los colegios electorales.

En estas condiciones, todavía no se ha anunciado ningún resultado, lo que prolonga el mandato de un gobierno de poderes limitados y vulnerables a una intervención de la justicia que, según los analistas, podría llevar a un "golpe de Estado judicial".