Última Hora

Tras 10 días de manifestaciones en Venezuela, la comunidad venezolana se acercó al ex mandatario Óscar Arias para que este se pronuncie sobre el conflicto.

En las calles de las principales ciudades venezolanas, simpatizantes y detractores de Nicolás Maduro han chocado, en una situación que ha generado al menos tres fallecidos.

Los venezolanos que viven en el país entregaron un documento a Arias, en el que piden “que el gobierno cese crímenes, que se desarmen los grupos paramilitares terroristas y que se abra una investigación” de los hechos.

Arias hizo público su sentir con respecto a la situación y criticó el silencio de los otros gobiernos, al tiempo que recordó que no cuenta con la potestad para pronunciarse al respecto en entes internacionales.

Arias finalizó diciendo que “me acusarán de inmiscuirme en asuntos internos, de irrespetar su soberanía y, casi con certeza de ser un lacayo del impero. Sin duda soy un lacayo del imperio: del imperio de la razón, de la cordura, de la compasión y de la libertad. No voy a callarme”.