Última Hora

Infantes de marina de Colombia capacitan a guardacostas y agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) para el  combate antidrogas en el mar.

Nuevas rutas utilizadas por dos carteles suramericanos y uno mexicano, obligan a las autoridades a mejorar las técnicas y las tecnologías.

El periodista, Álvaro Sánchez, siguió de cerca estos entrenamientos en aguas del Pacífico sur del país.

El entrenamiento para los guardacostas costarricenses debe ser estricto. Disparar en altamar no es lo mismo que hacerlo en tierra, las dificultas adversas juegan a favor de los narcotraficantes.

En una lancha tipo eduardoño fabricada por la marina colombiana, viajan un capitán y cuatro oficiales fuertemente armados con una carabina calibre 5.56 y una pistola nueve milímetros. Su posicionamiento dentro de la embarcación en una persecución es estratégico para salvaguardar la vida y lograr poner fuera de circulación a los narcotraficantes.

La ruta del Pacífico, entre el puerto colombiano de Buenaventura y el Pacífico sur de Costa Rica, aún se mantiene vigente. Es de ese punto donde salen el 80% de las embarcaciones con droga, muchas de las cuales son interceptadas en las costas costarricenses.

La infantería de marina es la encargada de luchar contra el narcotráfico en ese puerto colombiano.

Dos cárteles colombianos están enfocados en la utilización de esas rutas: los rastrojos y un frente de las FARC. Buenaventura es la puerta de salid de toda la droga que trafica por Centroamérica el cartel mexicano de Sinaloa.

Es además el centro de construcción de semisumergibles y narcosubmarinos, a uno de los cuales tuvo acceso Telenoticias.

En los primeros dos meses de este año el Ministerio de Seguridad ha decomisado dos toneladas 129 kilos de cocaína, en la mayoría de esos operativos participó el Servicio Nacional de Guardacostas.

En el 2010 se decomisó 2.350 kilos de cocaína.

En el 2011 8556 kilos.

En el 2012 15.602 y en el 2013 19.794 kilos.