Última Hora

Dos jóvenes rusos desafiaron el temor y el peligro para hacer algo que rompió incluso sus propios límites: subir al segunda rascacielos más alto del mundo.

Se trata de los conocidos muchachos de Raskalov vit, que dedican su tiempo a colocar videos en la web de sus proezas subiendo estructuras que por su altitud generan escalofríos.

En esta ocasión, lo hicieron en el “Shanghai Tower”, que además de estar aún en construcción, mide la nada despreciable distancia de 650 metros de altura.

Ellos sacaron provecho de la interrupción de las obras en ese edificio el 31 de enero, para superar la escasa seguridad y filmar y fotografiar toda la aventura.

Tan solo el video, dicen muchos, es capaz de provocar escalofríos o esa sensación de vacío en el estómago.