Última Hora

Internacional

El toque de Xavi, Iniesta y Cesc aparece a una semana del duelo ante el City

El Barcelona logró juntar las líneas, defender con la posesión del balón (74%) y completar 1.034 pases en total.

Agencia EFE Hace 2/13/2014 9:24:00 AM

Barcelona, 13 feb (EFE).- A poco menos de una semana de la eliminatoria de la Liga de Campeones ante el Manchester City, el técnico del Barcelona, Gerardo 'Tata' Martino, afronta una semana decisiva en la que deberá decidir entre el toque de Xavi, Iniesta y Cesc, o por la profundidad y sacrificio de los dos extremos.

Casualidad o no, anoche ante la Real Sociedad -el primer partido decisivo de la temporada con el que se selló el pase a la final de la Copa del Rey- el chileno Alexis Sánchez fue el sacrificado para que los tres centrocampistas de 'La Masia' pudieran jugar juntos de inicio.

Dicha apuesta táctica se produce a menos de una semana de la eliminatoria de los octavos de final de la Liga de Campeones, en la que los azulgrana llegan con casi todos los efectivos disponibles.

Ante el equipo vasco, fue el noveno encuentro de la temporada en la que Martino apostó, de inicio, por el tridente en la medular formado por el de Arenys de Mar, el de Terrassa y el de Fuentealbilla.

No obstante, con Messi al cien por cien y sin problemas musculares, los tres internacionales españoles solo habían coincidido en el once inicial en el clásico de la primera vuelta ante el Real Madrid en el que los azulgrana se llevaron los tres puntos (2-1).

"Juntamos a los centrocampistas, queríamos tener posesiones largas y quitar el ritmo a la Real Sociedad. Ha salido muy bien, sobre todo en la primera parte", analizó el técnico rosarino tras el encuentro.

Con los tres centrocampistas en el campo, el Barcelona logró juntar las líneas, defender con la posesión del balón (74%) y completar 1.034 pases en total, 143 más que en el partido de ida, en el que, con Iniesta y Xavi de Iniesta de inicio, jugó toda la segunda mitad con un jugador más por la expulsión de Íñigo Martínez.

Desde la llegada de Fàbregas en el verano de 2011, uno de los rompecabezas tácticos para los entrenadores del Barcelona ha sido el encaje del exjugador del Arsenal junto a Xavi e Iniesta, los guardianes del estilo del último lustro.

En su última temporada, Pep Guardiola ideó un 3-4-3 para que el de Arenys pudiera tener continuidad junto a sus compañeros de la selección española. Jugó de inicio en dieciséis ocasiones, en las que el Barça cosechó doce victorias, tres empates y tan solo derrota.

Uno de los partidos más recordados de aquella temporada fue la victoria (0-4) en la final del Mundial de Clubes contra el Santos brasileño. Guardiola consiguió juntar en un mismo once a Busquets, Iniesta, Xavi, Cesc y Thiago, con Leo Messi en punta.

Con la llegada de Tito Vilanova, la apuesta por una defensa de tres solo se planteó en momentos puntuales y en la mayoría de ocasiones (18) que jugaron Cesc, Xavi e Iniesta de inicio, el albaceteño se sitúo en la posición de 'falso' extremo zurdo con libertad de movimientos.

En aquella temporada, el Barça logró diez victorias, cuatro empates y cuatro derrotas, con los tres centrocampistas en el once titular.

Martino tampoco es partidario del 3-4-3 -prefiere aprovechar la subida de los laterales- y, si quiere juntar a Messi, Cesc, Xavi e Iniesta en un mismo once, deberá sacrificar el trabajo oscuro de uno de los dos extremos.

Anoche, dejó en el banquillo a Alexis, autor de 16 goles en lo que va de temporada. Ante el City -un equipo al que le gusta buscar la superioridad en el centro del campo con jugadores como Silva, Yaya Toure y Fernandinho- Martino tiene otra papeleta en el once inicial.

En el tramo decisivo de la temporada las rotaciones ya no valen. Parece que llegó el momento de las decisiones en una semana en la que, además, se espera el regreso del brasileño Neymar después de su lesión en el tobillo.