Última Hora

Internacional

Privados de papel, los diarios venezolanos penan por sobrevivir

"Ahorre papel", uno de los lemas de la batalla ecologista en el mundo para preservar el medio ambiente, es en Venezuela la consigna de vida o muerte...

AFP Agencia Hace 2/12/2014 1:47:00 PM

"Ahorre papel", uno de los lemas de la batalla ecologista en el mundo para preservar el medio ambiente, es en Venezuela la consigna de vida o muerte para decenas de rotativos que se tambalean o cierran privados de ese insumo, cuya importación controla el gobierno.

En las últimas semanas, "diez diarios han dejado de circular y han reducido páginas una veintena", explica a la AFP Carlos Correa, catedrático y responsable de la ONG Espacio Público, que trabaja en temas de libertad de expresión. 

El lunes, otro rotativo de provincia, Notidiario de Puerto Ordaz, imprimía su última versión en papel y desde este martes se limitará a aparecer en la web, una plataforma que todavía carece de un modelo de negocios y de la penetración necesaria. 

En Venezuela, los 136 rotativos existentes dependen de importaciones para abastecerse de papel de diario y el gobierno de Nicolás Maduro, heredero de la Revolución Bolivariana chavista, es quien tiene el monopolio de las divisas e indirectamente del comercio exterior.

En el marco de una fuerte caída de las reservas en divisas (unos 9.000 millones de dólares en 2013) el gobierno entrega con cuentagotas los dólares, lo que ha desatado problemas puntuales de abastecimiento (incluso de medicinas y alimentos) y miles de millones en deudas a empresas y proveedores extranjeros.

Censura indirecta
Pero las importaciones de papel rondan apenas los 140 millones de dólares al año. "Esa es una cifra risible para el tamaño de la economía venezolana" (representa un 0,3% de las importaciones), pero "el impacto es evidente en los diarios, que han reducido o suspendido sus ediciones", explica Correa. 

Esto "pareciera una política para asfixiar a algunos medios con posiciones críticas. Es un escenario de ahogo muy complejo", opinó.

Además, "los trámites para que autoricen las divisas pueden ser kafkianos. Luego hay que encontrar al proveedor que tenga disponibilidad. Y después hay que ver si aparece un barco que traiga la carga", relata el especialista. Y todavía falta el trámite aduanero de nacionalización. 

Las modestas cifras del coste anual de importación de papel parecen enfrentadas a la opinión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que descree de las razones económicas o burocráticas a la hora de explicar los retrasos en la importación de papel. 

"En la SIP, creemos que es una forma indirecta de censura que aplica el gobierno contra la prensa, que es el único periodismo que quedaba en Venezuela con algún tipo de independencia", dijo a la AFP el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa, Claudio Paolillo. "Cada día que pasa se confirman los peores pronósticos. Lo que está pasando es muy malo para la salud de una democracia... si es que en Venezuela sigue habiendo una democracia", sentencia Paolillo, en una entrevista telefónica desde Montevideo. 

El gobierno "en su acción hegemónica de inspiración totalitaria ya ha logrado el cierre de varios periódicos", señaló un durísimo comunicado del Bloque de Prensa Venezolano, que reúne a los editores de decenas de periódicos. 

El diario El Nacional, uno de los rotativos tradicionales, denuncia que no ha recibido divisas para importar papel desde hace nueve meses y semana a semana ha visto vaporizarse sus suplementos y revistas, reducir la tirada y adelgazar sus cuerpos principales de 48 hasta unas magras 16 páginas. 

El oficialismo ha sido hermético ante las consultas por el tema y uno de sus escasos portavoces fue el diputado Julio Chávez, miembro de la comisión de medios, quien declaró hace tres semanas a la gubernamental cadena de televisión VTV que algunos diarios -que no identificó- exageraban sus necesidades de papel para recibirlo a valor subsidiado y luego revenderlo más caro a diarios pequeños.

El chavismo redobla la apuesta
El viernes, Maduro redobló la apuesta, acusó a la "prensa de la burguesía" de estar contra su gobierno y advirtió: "me van a llamar dictador, no me importa, yo voy a hacer normas muy estrictas para que se acabe el amarillismo". 

El presidente también la emprendió contra los dueños de diarios que viven en el extranjero, enumeró a un par y sentenció: "debería prohibirse que gente que no viva en Venezuela sea dueño de medios de comunicación". 

El discurso provocó la reacción del titular del sindicato de periodistas, Marco Ruiz, quien exigió a Maduro que "resuelva los problemas de los venezolanos (...) y deje de responsabilizar a los medios del fracaso que ha resultado su gobierno". 

El gremio de los periodistas realiza protestas en apoyo a las reclamaciones de papel de los editores.

La próxima manifestación fue convocada para este martes y en ella anunciaron su participación estudiantes de cinco universidades estatales y privadas, en tanto los partidos de oposición le dieron su respaldo.

En este marco, el especialista en medios de comunicación Marcelino Bisbal es contundente a la hora de explicar el origen de la crisis. "El gobierno requiere, por todos los medios, acallar o invisibilizar a los pocos medios críticos que quedan en la país". Hugo "Chávez lo dijo en octubre de 2001: los medios (privados) son enemigos de la Revolución. Esta idea la tienen muy clara los herederos de aquel Gobierno", dijo Bisbal al diario El Carabobeño de Valencia.