Última Hora

El asesinato de la pequeña sigue en el misterio dos meses después de cometido el crimen en Liverpool de Limón.

Las pruebas de ADN practicadas al principal sospechoso de matar a una niña de 10 años en Limón, podrían descartar su participación en el crimen.

Se trata del caso de la joven Rishy Méndez, cuyo cuerpo apareció el pasado 10 de diciembre a la orilla de un río.

Un sujeto fue detenido días después del crimen como principal sospechoso de darle muerte.

Este viernes la medicatura forense entregó el cuerpo de la menor a sus familiares, luego de practicarle pruebas de ADN.

Sin embargo, trascendió que esos exámenes de material genético, no concuerdan con el ADN del sospechoso al que vinculan con este caso.