Última Hora

Dos peligrosas bandas mantienen atemorizada a la población de Pital de San Carlos tras recientes enfrentamientos que desencadenaron anoche en un crimen.

En la riña que se presentó, fue asesinado un supuesto integrante de uno de esos grupos.

Tal parece que las dos pandillas, formadas por delincuentes, asaltantes, violadores y ahora criminales, han tomado las calles como campo de batalla.

Solo en la última semana se han registrado tres encontronazos, donde se han enfrentamiento a balazos. 

El último choque fue ayer, cuando al parecer dos sujetos, uno de cada bando, se enfrentaron a escasos 100 metros del templo católico.

Allí, uno sacó un cuchillo y el otro un arma, bajo la presencia de las parejas sentimentales de ambos.

Tras querer evitar el ataque a balazos, Franklin Díaz tomó a su pareja quien cargaba al hijo de ambos y los interpuso frente a su oponente, quien encontró un momento para dispararle a quemarropa.

En condición crítica Días fue atendido por la cruz roja, quien junto a personal médico lo trasladaron hasta el Hospital de San Carlos, donde falleció minutos después.

El gatillero y su compañera sentimental lograron alejarse de la escena del crimen sin ser detenidos.

De inmediato se realizaron múltiples acciones policiales, cierres de carretera, revisiones y aprehensiones para intentar dar con el homicida.

En el transcurso de la noche la policía logró detener a la compañera sentimental del homicida, quien estaría plenamente identificado, mientras huía en moto, pero esta mañana fue puesta en libertad.

Ante los hechos, los habitantes y comerciantes de Pital aseguran que la zona es “tierra de nadie”.

Muchos incluso se han autoimpuesto un “toque de queda” y evitan salir en horas de la noche a la vía pública.

El comercio reporta pérdidas significativas, ya que muchos empresarios cierran al ocaso para no exponerse al ataque de los delincuentes.

Ese hecho, sumado al abandono en que las autoridades tienen a la delegación policial, en la cual solo hay 5 policías por turno, escasea las patrullas y ni siquiera tiene celdas hace que la población se sienta insegura y temerosa.

Ellos catalogan la situación como muy grave y solicitan la intervención inmediata del Ministro de Seguridad Pública Mario Zamora.