Última Hora

Los costarricenses votaron unos por un solo color político tanto para presidente como para diputados, y otros mejor por varios partidos a la vez.

El Partido Acción Ciudadana muestra uno de los quiebres más altos en el voto. Para presidente, Luis Guillermo Solís obtuvo un 30,9% en la votación,  pero para diputados un 23,8%, una diferencia del 7%, es decir, aunque Solís ganó la elección presidencial no tendrá la fracción más grande en el congreso.

Más allá de lo que históricamente haya pasado en el PAC, el analista Francisco Barahona cree que el Frente Amplio fue el partido que se adueñó del quiebre de voto en el PAC. Luis Guillermo Solís fue la elección para presidente, pero le dieron su voto a los diputados del Frente Amplio.

Otro partido que llama la atención en el quiebre de voto es el Partido Acción Ciudadana. Mientras solo un 6% del electorado apoyó al candidato Piza como presidente, un porcentaje mucho mayor, un 10%, si votó por los diputados de este partido.

El Frente Amplio también se vio afectado por el quiebre del voto. Un 17,1% votó por Villalta como presidente pero solo un 13,1% apoyó a los diputados de esta agrupación política. En el caso de la filas verdiblancas también se quebró  el voto,  un 29,6% votó por Johnny Araya para presidente pero el apoyo para los diputados es menor, un 25,5%.

Sin embargo, llama la atención que aunque el PAC tuvo la mayor votación para escoger presidente, Liberación Nacional obtiene la mayoría de diputados.

Lo cierto es que pareciera que el elector hoy en día prefiere no dar todo el poder a un solo color político.

Los resultados definitivos de la elección de diputados se conocerán en varias semanas.