Última Hora

¿La palabra hipnosis, le asusta? ¿La imagina como algo oscuro y oculto? ¿Sabía, que usted ya ha estado en estado de hipnosis sin saberlo? Comencemos por explicar qué es la hipnosis.

Según la psicóloga Laura Chavarría, es un procedimiento guiado, por un profesional capacitado que ayuda a la persona a llegar a un estado entre sueño y vigilia, es decir, no se está dormido, pero tampoco del todo despierto.

Así es, un estado a medio camino, muy similar al que usted ya ha experimentado cuando está "ido" en algo que le gusta. Se puede decir, que la hipnosis, es concentración muy especial, con ayuda.

“Muchas de las definiciones hablan de que es un estado de atención focalizada, es básicamente cumplir con el proceso de hacer algo que te gusta mucho”, explica Chavarría.

Como cada cabeza es un mundo, no hay dos sesiones de hipnosis iguales, o con las mismas técnicas, pero en general, una sesión se compone de varias fases.

En la primera, llamada inducción, se le ayuda a la persona a entrar a este nivel especial de concentración, la segunda es la fase de trabajo, en donde se le ayuda a la persona, y la tercera, es devolverla al estado previo. Más despierto y bien descansado.

Ahora, ¿está pensando usted en lo que lo pueden poner a hacer cuando está hipnotizado? No tiene de qué preocuparse.

La especialista asegura que durante una sesión de hipnosis la persona está consciente, además, es un proceso al que se asiste por voluntad propia, nadie lo hace en contra de su voluntad, valores y creencias.

La hipnosis tiene infinidad de usos, la gran mayoría se centra en enseñarnos a usar esos recursos mentales que de por sí ya todos tenemos, pero no hemos aprovechado. Es especialmente útil para trastornos de ansiedad, fobias, temores, estrés, relajación, vencer hábitos molestos, en fin.

La hipnosis es un valioso recurso para que usted mismo, aproveche el poder de su mente.