Última Hora

Cuando las cosas se quieren de corazón no hay nada que se interponga en el camino de la voluntad humana; como es el caso de doña Maria Eugenia, quien a sus 69 años decidió aprender computación para darle un empujón a su negocio.

Hace 27 años doña María Eugenia inició con su bazar. Trabajando en casas y en chinamos para ahorrar lo suficiente para comprar algo de producto y poner a venderlo en su negocio.

Buscando ofrecer más y mejores servicios, esta emprendedora mujer se puso las pilas con la computadora, empezó a averiguar cómo se usaba y pidió ayuda.

Tras varios intentos,  ella logro dominar sus nervios y se matriculó.  Hoy hace lazos, prensas y diademas que aprendió a hacer solita, solo con la ayuda del internet.

Hasta la fecha, en el bazar vende uniformes, artículos escolares, joyería, de igual forma hace copias, impresiones, ayuda a los chiquitos con las tareas para la escuela y hasta les saca moldes de internet para que los puedan colorearlos.