Última Hora

Durante esta época del año, aumenta considerablemente el número de menores enfermos.

La entrada a clases se vuelve un arma de doble filo para aquellos que poseen defensas bajas y falta de un control médico.

La diarrea, vómitos y problemas respiratorios son las enfermedades más comunes al inicio del curso lectivo.

La idea durante esta época es que los padres de familia presten atención a sus hijos y que puedan notar si estos están presentando síntomas de alguna enfermedad.

El año pasado el Hospital Nacional de Niños atendió para esta misma época 6.150 menores, de ellos 750 fueron por causa de diarreas y vómitos.