Última Hora

Los pacientes que recibieron trasplantes de intestino e hígado salieron del hospital para continuar la recuperación en sus hogares, bajo estrictos controles médicos.

Los doctores del Calderón Guardia autorizaron la salida este mismo miércoles, ya que los órganos funcionan con normalidad y los pacientes están en buen estado de salud.

En el caso de Jeudy Alfaro de 18 años, fue trasplantado hace 50 días tras perder el intestino por una herida de arma blanca.

Fue la primera cirugía de este tipo realizada en Centroamérica y tras un largo y complicado proceso, ya el paciente come normalmente y dio sus primeros pasos.

A los 12 días de recibir un nuevo hígado, Ana Gabriela Ramírez de 35 años salió del hospital con la ilusión de volver a ver a sus dos hijas y de retomar su trabajo como instructora de manejo.

Ella fue operada luego de que su hígado dejara de funcionar por una enfermedad llamada hepatitis autoinmune.

Los pacientes tendrán que tomar medicamentos de por vida para evitar que el cuerpo rechace el nuevo órgano. También, tendrán que asistir a chequeos médicos que por ahora serán cada semana y su frecuencia disminuirá con el tiempo.

En el Calderón Guardia hay otros 10 pacientes que esperan por un hígado y uno más que aguarda por un donador de intestino.