Última Hora

Los padres deben  recordar hacerles a sus hijos exámenes de la vista ahora, antes de que comience las clases.

Muchos de los problemas visuales se pueden advertir a edad temprana.

La primera revisión de la vista, se hace en el mismo momento del parto para descartar problemas congénitos o traumas durante el nacimiento,  esa es la recomendación internacional.

Las siguientes revisiones deben hacerse a los tres años de edad y antes de entrar al Kínder, cerca de los cinco años.

Este examen visual puede prevenir el desarrollo de problemas visuales.

Si se detecta el ojo perezoso en los primeros cinco años de vida, es más sencillo recuperar la visión de este ojo completamente, con ciertos ejercicios luego de esa edad, la recuperación es más complicada, y en algunos casos imposible.

Son exámenes de rutina, donde el oftalmólogo examina y hasta juega para evaluar la agudeza visual.

Cuando el niño es ya un estudiante, se recomienda realizar un examen anual, en caso de existir alguna deficiencia, y de tener una visión normal, cada 2 o 3 años.