Última Hora

Internacional

Francisco quiere una Iglesia abierta y realista, según el jesuita Spadaro

El director de la influyente revista jesuita Civiltá Cattolica, Antonio Spadaro, reconoció en una charla con la AFP que el pontífice latinoamericano...

AFP Agencia Hace 2/3/2014 5:38:00 PM

El director de la influyente revista jesuita Civiltá Cattolica, Antonio Spadaro, reconoció en una charla con la AFP que el pontífice latinoamericano desea una "apertura incondicional" de la Iglesia a "todos", que tenga en cuenta las varias realidades, lo que no deja de suscitar "resistencias".

Spadaro, de 47 años, entre las personas más cercanas al primer pontífice jesuita de la historia, responde en su oficina moderna y llena de luz a las preguntas sobre los verdaderos cambios que se están llevando en la Iglesia desde la elección en marzo pasado del primer papa de América.

Además de la popularidad que el argentino Jorge Mario Bergoglio despierta desde que fue elegido, muchos católicos piensan que va a realizar cambios doctrinales.

Sin embargo, numerosos prelados del Vaticano advierten de que a pesar de que Francisco inauguró un estilo nuevo de pontificado, no hay que esperarse cambios sobre los asuntos más candentes: homosexualidad, matrimonio, divorcio, aborto. 

"El papa no razona por categorías (...) Para él, lo más importante es anunciar el Evangelio a todos y cada uno, segùn la situación concreta en que se encuentre (...) Toda conversión o cambio en la vida de un pecador se produce sólo si el Evangelio llega a su corazón", asegura el religioso.

La interpretación de la célebre frase de Francisco "¿Quién soy yo para juzgar?", recibida por muchos como un mensaje de tolerancia hacia los homosexuales, es explicada por Spadaro.

Para el director de Civiltà Cattolica, "pese a las interpretaciones exageradas aparecidas en los medios de comunicación, lo que el papa hizo fue confirmar lo que dice el catecismo sobre esos temas. A ello hay que sumar la fuerte y plena conciencia de que cada uno de nosotros tiene su propia relación con Dios", recalcó.

"Es que su visión de que la Iglesia es un hospital de campaña durante una batalla se impone", agregó.

Spadaro responde también a propósito de las quejas de algunos sectores católicos por el hecho de que Francisco evita insistir en sus discursos y homilías hablar del aborto y la eutanasia. 

"Es un tema muy importante para él. No debe ser tratado como un principio abstracto sino en su contexto. El papa ha condenado claramente el aborto y defiende la vida en todos sus aspectos, por lo tanto lucha contra la pobreza para defender el don de la vida", explicó.

El religioso repite la fórmula que considera clave para entender el papado de Francisco, al defender una Iglesia que tenga siempre "las puertas abiertas", que permita al mensaje cristiano "salir".

Con Francisco "es como si la Iglesia y la plaza no se hubieran separado tanto", asegura entusiasmado.

Para el jesuita, el estilo sorprendente de lanzar el mensaje evangélico genera "muchas resistencias", basadas en "numerosos miedos".

"Temen que el papa estropee una cierta imagen de la Iglesia", comenta, señalando que "a muchos desconcierta el hecho de que ponga algunos temas sobre el tapete sin llegar a definir el asunto, sin cerrar el discurso".

El cuestionario enviado a las diócesis de todo el mundo, en el que se aborda tema tabúes y delicados para la familia, es para Spadaro un ejemplo de su manera de "escuchar" al pueblo de Dios.

"Las discusiones serán abiertas, aunque la conclusión no se decidirá (con un voto) por mayoría o minoría", sostiene.

Spadaro, autor en agosto de la larga entrevista al papa, publicada por las revistas de los jesuitas en todo el mundo, sostiene que no se puede entender el papado con categorías tales como "de ruptura o de continuidad".

"Las categorías que dividían a la Iglesia entre conservadores y progresistas son inútiles. ¿Es un papa conservador? No ¿Es un progresista? No", resume.

Según Spadaro, quien conversó por horas con Francisco, el rezo le genera una "profunda paz" y le permite "sumergirse en la realidad: conocer lo que ocurre, leer prensa, conocer periodistas. No vive en una burbuja aséptica", dijo.

Spadaro resalta aspectos de la personalidad latinoamericana de Francisco, como la necesidad de "tocar, inclusive físicamente" a las personas, así como su manera de explicar con "grandes imágenes", más que con fórmulas rígidas.

"Es una persona que considera que la realidad se entiende menos desde el centro que desde la periferia", explica. El papa del cono sur está en contra de una visión demasiado "centralizada" de la Iglesia, subraya Spadaro.