Última Hora

Votar es casi una aventura para todos incluidas la mujeres que vamos a conocer, porque las sacan de un encierro de fe.

Son religiosas contemplativas del Buen Pastor y no pueden salir del hogar donde viven.

Excepto cada cuatro años, para las elecciones presidenciales.

Ellas nos permitieron ingresar al convento donde mantienen una vida en completa oración por el mundo.