Última Hora

Internacional

En tierra de maras, salvadoreños votan esperanzados en seguridad y empleos

Observados a distancia por pandilleros de la Mara Salvatrucha, Noe y Benita, un anciano matrimonio, acuden con sus mejores galas...

AFP Agencia Hace 2/2/2014 3:05:00 PM

Observados a distancia por pandilleros de la Mara Salvatrucha, Noe y Benita, un anciano matrimonio, acuden con sus mejores galas a votar en los comicios de este domingo en El Salvador con la esperanza de que el nuevo gobierno traiga "paz y trabajo".

En Mejicanos, este vecindario ubicado unos 3 km al norte de San Salvador, donde actúan las peligrosas "maras" o pandillas, las mesas de votación son fuertemente custodiadas por la policía.
"Uno lo que pide es que el próximo presidente nos traiga paz y trabajo, que nos de más seguridad, no para nosotros los viejos, sino para todos los jóvenes y los niños", manifestó Noé González, un contador jubilado de 73 años que llegó a votar junto a su esposa Benita, de 71.

Elegantemente vestidos porque "a la patria y el voto se le debe respeto", la pareja llegó a la escuela católica San Agustín de Mejicanos, donde fueron los primeros sufragantes de la junta receptora 959.

En ese centro de sufragio, custodiado por agentes de la policía, los electores acudían observados a la distancia por pandilleros ocultos tras un muro con "placazos" (inscripciones) de la Mara Salvatrucha (MS-13), comprobó la AFP.

Tras votar, los ancianos se marcharon hacia una iglesia católica vecina a la escuela, para participar en la misa dominical oficiada por el sacerdote salvadoreño-español Antonio Rodríguez.

Planes contra la violencia
El sacerdote dirige desde hace varios años proyectos de rehabilitación de pandilleros en Mejicanos, una población caracterizada por constantes enfrentamientos a balazos entre las pandillas, especialmente Barrio 18 y la MS-13.

"La violencia de las pandillas debe ser enfrentada con planes integrales, los jóvenes de esos grupos demandan oportunidades, demandan ser escuchados y eso solo se logra si hay una apertura de quien dirige una nación", dijo a la AFP el padre Rodríguez antes de oficiar la misa.

Las pandillas, que cuentan con unos 50.000 miembros en las calles y otros 10.000 en las cárceles, son el principal reto a la seguridad que afrontará el próximo presidente, según las encuestas.

La violencia pandillera sigue vigente pese a una tregua que mantienen desde marzo de 2012 y que redujo de 14 a 6,8 los homicidios diarios, según las encuestas, pero no ha detenido las extorsiones, por lo que la población no cree en su reinserción.

Las calles de Mejicanos lucían llenas de pequeñas banderas de los principales contendientes en liza: rojas del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, en el gobierno); y azul, rojo y blanco, de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

El FMLN postula a la presidencia al ex comandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén, quien ofrece "mano inteligente" para afrontar las pandillas, mientras el candidato de Arena, Norman Quijano, ofrece "mano dura".

"Un trabajal por delante"
En la escuela pública Antonio Najarro, también en Mejicanos, estaban citados a votar 12.500 salvadoreños en 25 mesas, donde acudían madres con hijos en brazos y familias completas.
Argentina Campos, de 41 años, con su hijo en brazos, votó confiada -según dijo- en que el presidente que resulte electo "tenga más preocupación por los pobres".

"Cualquiera que gane debe hacer conciencia que en este país el costo de la vida es alto, no hay trabajo, están las maras que molestan a todos, es un trabajal el que tiene por delante", dijo Campos a la AFP.

Datos oficiales indican que la pobreza en el país alcanza el 40%, en tanto la tasa de desempleo abierto es de 6,1%, y la de subempleo de 30,7%.