Última Hora

Voto 2014

Plazas públicas cedieron paso a las redes sociales en elecciones presidenciales

A dos días de las elecciones generales en Costa Rica, el ambiente de la calle es esencialmente rutinario: ni despliegue de banderas...

AFP Agencia Hace 2/1/2014 10:55:00 AM

A dos días de las elecciones generales en Costa Rica, el ambiente de la calle es esencialmente rutinario: ni despliegue de banderas ni mitines ni saturación de propaganda, en una atípica campaña candente en las redes sociales.

Las viejas plazas públicas que los políticos denominaban "fiesta cívica" estuvo ausente, pese a que el país se encuentra polarizado por el ascenso de una opción de izquierda con posibilidad de llegar al poder, según señalan las encuestas.

"Es una campaña en la que todos los ritos y todas las costumbres electorales tradicionales murieron. Murieron con lápida, ni una bandera, ni un sticker, ni una pinta (grafitti) en las calles, ni una camiseta, ni un tumbacocos (altoparlante)", observa el politólogo Víctor Ramírez en declaraciones a la AFP.

Elyn Gómez, un taxista de 45 años, comentó a la AFP que "antes era un fiestón". "No se ve movimiento, parece que no hay elecciones. El pueblo está frío porque lo han defraudado los anteriores gobiernos, está molesto", resumió.

Las calles de la capital lucen como si nada, uno que otro vehículo lleva algún sticker o banderita, a diferencia de otras elecciones donde se levantaban vallas con rostros sonrientes y triunfantes de los candidatos y los "pone-banderas" recorrían los barrios colocándolas en los techos.

"Todo aquello en mi criterio era muy dañino para la vida electoral porque cuesta mucha plata y lo que hace es desviar la atención", agregó Ramírez.

Para estos comicios, el Congreso aprobó una reforma que redujo el financiamiento estatal de los partidos políticos, de un 0,19% a un 0,11% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que implicó una baja del gasto estatal de la campaña de 86 a 50 millones de dólares.

Guerra cibernética
Caravanas de carros sonando sus bocinas y las demostraciones de fuerza en plazas y parques dieron paso a una guerra cibernética, que apeló a la creatividad.

La confrontación estuvo al rojo vivo en Facebook, en Twitter o Youtube, sobre todo entre los favoritos, el exalcalde oficialista Johnny Araya, el diputado izquierdista José María Villalta, el historiador Luis Guillermo Solís y el empresario derechista Otto Guevara.

"Yoni", para simplicar "Yo ni loco voto por él", escriben los simpatizantes de Villalta y Solís en las redes para descalificar al alcade. "Yo no botto el voto", se leía contra Guevara.

"#ChingaIgualdad", escribían los adversarios de Villalta para ridiculizar con el modismo costarricense "chinga", que significa falso, sin valor, sus planteamientos sociales.

También en debates -cerca de una veintena- en los medios de comunicación que sostuvieron los candidatos en el último mes de campaña, tanto en la televisión como en la radio, no tiene precedentes.

"La tendencia es a una transformación de las campañas políticas en algo más corto y más centrado en las programas y en las personas", comentó el analista Manuel Rojas.

No sólo los partidos políticos, sino también los ciudadanos comunes acuden a las redes sociales para plantear sus críticas o defender sus planteamientos, en un país en que la penetración de Internet es del 47%, una de las más altas de América Latina.

El desarrollo de las redes sociales, que "por supuesto no es exclusivo de Costa Rica, eleva enormemente la capacidad de comunicación que tiene el ser humano hoy, lo hace protagonista de la comunicación", señala Ramírez.

El domingo, unos 3 millones de costarricenses acudirán a las urnas para elegir al sucesor de la presidenta Laura Chinchilla y a dos vicepresidentes y a renovar a los propietarios de los 57 curules en el Congreso.