Última Hora

Noticias

Costarricenses caen en redes de trata internacional

Creer en una oferta laboral, que a la larga resultó ser falsa, convirtió el sueño de una mujer en una verdadera pesadilla.

Hace 3/18/2013 10:49:00 AM

Creer en una oferta laboral, que a la larga resultó ser falsa, convirtió el sueño de una mujer en una verdadera pesadilla.

Ella comenzó a prostituirse a los 16 años, pero le prometieron trabajo en el extranjero, dedicándose a otra cosa y dejando atrás su pasado. Su error fue confiar en quienes solo la veían como una mercancía.

Jessica relata que tenía que servir como mucama, miscelánea y en prostitución, “quería dejar ese mundo y ser otra persona”, comenta.

Quienes la reclutaron, se la llevaron a ella y a por lo menos diez ticas más, a un país en América del Norte, con la promesa de una nueva vida, que por supuesto era falsa.

Jéssica vivía prácticamente presa de sus explotadores. Solo salía cuando iba a trabajar para ellos en bares o clubes nocturnos.  Quería escapar de ahí, pero no podía.

Al cabo de varios meses de explotación, pudo escapar, tras convencer a uno de los hombres que la custodiaba.

Verónica, cuya historia hemos conocido en esta serie de reportajes, también pudo armarse de valor un día y escapó.

Ellas encontraron una mano solidaria en la fundación Rahab, una organización privada que desde 1997 trabaja en contra del comercio sexual y la trata de personas.

Aquí las víctimas de este flagelo y sus familias reciben protección, así como  ayuda económica y espiritual.  Se les brinda terapia psicológica y talleres para que aprendan a ganarse la vida de otra forma.

A finales de la semana anterior salió publicada en La Gaceta la ley contra la trata de personas, lo que significa un paso al frente en la lucha contra este problema.

Además de aumentar las penas, la ley crea nuevos delitos, como el turismo sexual y la explotación laboral y establece un fondo que garantiza recursos para la prevención y atención de las víctimas, por medio del aumento de un dólar en el impuesto de salida del país. Con ello las autoridades esperan recaudar hasta dos millones de dólares anuales.

Estas son herramientas valiosas para enfrentar este delito, pero lo más importante es no creer ofertas que suenan demasiado buenas para ser ciertas.