Última Hora

Noticias

Conflicto en Siria ha dejado 60.000 muertos, según ONU

La Alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, dijo en Ginebra que 59.648 personas murieron hasta el final de noviembre en el conflicto de 21 meses, que se inició con una revuelta pacífica en marzo de 2011.

Hace 3/18/2013 10:48:00 AM

DAMASCO, 02 Ene 2013 (AFP) - Más de 60,000 personas han muerto en el conflicto sirio, indicó Naciones Unidas este miércoles, día en que decenas de personas murieron o resultaron heridas cuando una estación de combustible fue impactada durante un ataque aéreo.

La Alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, dijo en Ginebra que 59.648 personas murieron hasta el final de noviembre en el conflicto de 21 meses, que se inició con una revuelta pacífica en marzo de 2011.

"Debido a que no ha habido tregua en el conflicto desde fines de noviembre, asumimos que más de 60.000 personas han muerto hasta inicios de 2013", afirmó Pillay en un comunicado.

"El número de víctimas es más alto de lo esperado, y es verdaderamente impactante" añadió.

Pillay dijo en diciembre de 2011 que Naciones Unidas no podía suministrar cifras precisas del número de muertos, y la prensa ha difundido informaciones del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que dio como cifra total de muertos al lunes de más de 46,000.

Analistas han registrado un incremento de la cifra mensual promedio de muertes documentadas desde el inicio del conflicto, que ha crecido de alrededor de 1.000 muertos mensuales en el verano de 2011 a un promedio de más de 5.000 decesos mensuales desde julio de 2012.

Las víctimas siguieron aumentando el miércoles.

Decenas de personas murieron o resultaron heridas en la explosión de una estación de gasolina impactada por un bombardeo aéreo en una localidad cercana a Damasco, informaron el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) y militantes opositores.

La ONG, que se apoya en una importante red de militantes y médicos, precisó que no está en capacidad de suministrar por ahora un balance más preciso de esta explosión ocurrida cerca de Mliha, situada en la Guta oriental, región de praderas que bordea la capital.

La red de militantes anti-régimen de los Comités Locales de Coordinación (LCC) consideró que al menos 50 personas murieron y decenas resultaron heridas, y precisó que el balance podría aumentar, pues algunos cuerpos todavía se hallaban bajo los escombros y otros fueron reducidos a cenizas.

Videos puestos en línea por militantes mostraron a residentes del lugar, presos del pánico en medio de las llamas, en busca de sobrevivientes.

"¡Los aviones MiG bombardean la Guta! Decenas de mártires!", gritó un hombre, según una de las grabaciones.

En otras imágenes, un hombre grita llevando en sus brazos un cuerpo, del que solo queda la cabeza y una parte ensangrentada del torso.

El cuerpo de otro hombre en llamas sigue sobre una moto en medio del incendio, ante la mirada de transeúntes cercados por vehículos quemados, pedazos de metal retorcidos y regueros de sangre por el suelo.

"Se han encontrado 12 cuerpos en el lugar, pero no está claro si se trata de civiles o rebeldes o si la estación de gasolina era el objetivo", dijo por teléfono a la AFP el director de la OSDH Rami Abdel Rahman.

La OSDH, con sede en Gran Bretaña, dijo que aviones del régimen bombardearon la población de Moadamiyet al-Sham (suroeste de la capital), matando a 12 miembros de la misma familia, muchos de ellos niños.

Los bombardeos ocurren mientras las fuerzas del presidente Bashar al-Asad siguen atacando bolsones rebeldes al noreste de la capital, y en Daraya, hacia suroeste.

Al sur de la capital, residentes de un campo de palestinos refugiados que enfrentó ataques aéreos en diciembre fueron vistos de nuevo huyendo ante una andanada de disparos de morteros.

En el noroeste de Siria, enfrentamientos entre atacantes yihadistas rebeldes y fuerzas de Asad en la base de Taftanaz, en la provincia de Idlib, causaron la muerte de cuatro insurgentes y un desconocido número de soldados, añadió el Observatorio.

Secuestro de periodista estadounidense

Por otro lado, un periodista independiente estadounidense que en los últimos meses suministró varios reportajes de vídeo a la Agencia France-Presse (AFP) sobre la guerra en Siria fue secuestrado a fines de noviembre en el norte del país, informó el miércoles su familia.

James Foley, de 39 años, es un experimentado reportero de guerra que en los últimos años cubrió numerosos conflictos. Hasta la víspera de su desaparición proporcionó a la AFP material filmado en la provincia siria de Idlib.

Según testimonios recabados por la AFP, fue secuestrado el 22 de noviembre cerca de la ciudad de Taftanaz por cuatro individuos armados con kalashnikovs, que poco después liberaron al conductor de su vehículo y a su intérprete. Desde entonces, sus familiares carecen de noticias sobre su paradero.

James Foley trabaja también para GlobalPost, un portal estadounidense de información internacional, y para algunas televisiones norteamericanas.

Sus familiares habían pedido mantener la discreción sobre su secuestro, esperando que esto facilitase la liberación del reportero. Pero pasadas ya seis semanas, decidieron hacer pública la información este miércoles.

En 2011, James Foley pasó 43 días detenido en Libia por el régimen de Muamar Gadafi. Había sido enviado por el GlobalPost, que se implicó a fondo para obtener su liberación y acompaña también a sus familiares en esta nueva prueba.

Su secuestro en Siria no ha sido reivindicado hasta ahora por ninguna organización y podría ser obra de bandas criminales, de islamistas radicales o de grupos vinculados al gobierno.