Última Hora

Noticias

Familias de víctimas fustigan reapertura de cine en Aurora

Familias de víctimas fustigan reapertura de cine en Aurora

Las familias de las víctimas de la matanza del cine de Aurora (Colorado, oeste), invitadas por la cadena de salas Cinemark a presenciar la reapertura del complejo donde se desarrolló el drama, calif

Hace 3/18/2013 10:48:00 AM

Las familias de las víctimas de la matanza del cine de Aurora (Colorado, oeste), invitadas por la cadena de salas Cinemark a presenciar la reapertura del complejo donde se desarrolló el drama, calificaron en un correo el miércoles la invitación como golpe mediático "ridículamente ofensivo".

"Durante las fiestas, no imaginábamos que algo o alguien pudiera volver más doloroso aún nuestro duelo...pero ustedes, Cinemark, lo han logrado enviándonos una invitación dos días después de Navidad para asistir a la reapertura del cine Aurora, donde nuestros seres queridos desaparecidos han sido asesinados", expresaron en su nota.

"Gracias por haber vuelto estas fiestas, ya dolorosas, aún más difíciles", señalaron.

Además de los 12 muertos, 58 personas fueron heridas en el tiroteo. Según testigos e investigadores, el presunto autor, James Holmes (24 años), habría lanzado gases en la sala antes de abrir fuego.

En su carta, las familias afirman que el cine --al que demandaron por su falta de seguridad-- nunca se puso en contacto con ellas, ni expresó sus condolencias.

Además, califican la invitación de "repugnante" y "ofensiva para la memoria de nuestros queridos desaparecidos".

"Nosotros, las familias, consideramos su golpe publicitario apenas velado como lo que es: una oportunidad perfecta para tomar distancia (del drama) y distraer la atención del público sobre su culpabilidad en esta masacre", agregaron.

"No asistiremos a su reapertura no usaremos todos los medios sociales a nuestro alcance para pedir a las demás víctimas y a sus amigos y familiares que nos rindan homenaje boicoteando" la velada.

Cinemark luego de esto todavía no había reaccionado.

La masacre de Aurora reavivó el debate recurrente sobre el control de armas en Estados Unidos, que volvió a poner sobre el tapete la matanza de Newtown (estado de Connecticut) el mes pasado, que dejó 26 muertos, de los cuales 20 niños.