Última Hora

Noticias

Los efectos y futuro de la fertilización in vitro

Los efectos y futuro de la fertilización in vitro

Desde 1995, y hasta el año 2000, 15 niños costarricenses nacieron gracias a la técnica de la fertilización in vitro practicada en el país.

Hace 3/18/2013 10:48:00 AM

Desde 1995, y hasta el año 2000, 15 niños costarricenses nacieron gracias a la técnica de la fertilización in vitro practicada en el país.

En el 2000, la Sala Constitucional prohibió la práctica de esta técnica, porque consideró que atenta contra el derecho a la vida.

Un año después, 10 parejas demandaron al Estado costarricense ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por no permitir la aplicación del tratamiento.

La iglesia católica respaldó la prohibición y se apoyó en una campaña radiofónica.

Este es un tema que hay que explicar, sentarse con calma a escuchar y tratar de entender todos sus alcances.

Este viernes en Buen Día, conversamos con un grupo de quienes entablaron la demanda ante la Comisión de Derechos Humanos para ver qué efectos tuvo, y cuál es el camino a partir de ahora para quienes desean tener esta opción.

Miguel Yamuni, una de las personas que se sintió afectada por la prohibición y parte de las familias que estableció la demanda, comentó que un par de semanas antes de que se diera el fallo en el país, él y su pareja ya habían iniciado el proceso, sin embargo, tuvieron que cambiar de planes y hacer un ciclo en España.

Sin embargo y pese a lo costoso del proceso, el estrés perjudicó el tratamiento y no fue posible la concepción pese a que su esposa es fértil.

“Lo intentamos nuevamente en Colombia a finales del año 2000 y no tuvimos éxito en ninguno de los dos procesos. Sentimos frustración, enojo, desconsuelo contra el Estado por cerrarnos las puertas de esa manera por una técnica que trataron de mitificar en el año 2000”, agregó.

Para esta pareja la ventana biológica se cerró desde hace seis años, por lo que no pudieron tener hijos.

En casos como éste, el doctor Alejandro Villalobos, experto en reproducción asistida, explica que la edad de la madre es una de las principales limitantes conforme pasan los años.

“Específicamente después de los 35 años, la capacidad fértil de la mujer empieza a disminuir, y el riesgo de aplicar la técnica después de esa etapa es grande tanto para la salud de la madre como el del bebé”, sentenció el  médico.

Por su parte, Boris Molina, abogado defensor de seis parejas que ganaron la demanda contra el Estado, señaló que  cuando se dio la prohibición en aquel año, se pensó “únicamente en proteger al embrión que era considerado como persona, sin embargo la sentencia se viene a preocupar por la mujer”.

La denuncia ante la Sala Constitucional para declarar inconstitucional la técnica de fecundación in vitro fue presentada por el abogado Hermes Navarro, contra un decreto ejecutivo que regulaba la técnica.

“Cuando la Sala resuelve señala que el decreto era inconstitucional, olvidándose de los derechos reproductivos de las mujeres”, recordó Molina.

Sin embargo, en la actualidad y tras el fallo de la corte, se resuelve que es “fundamental proteger el derecho a la vida, se tiene que entender de una forma diferente la técnica a como la entendía Costa Rica: que la veía como el momento en que se une el espermatozoide con el óvulo”.

Según Molina, la corte dice que todo el tema se debe abordar desde la implantación del embrión en la mujer.

“Si vamos a proteger el derecho a la vida no podemos desproteger los otros derechos. Había una discriminación evidente con las víctimas”, añadió.

 

Miguel Yamuni, dijo que él y su esposa respetan la posición de quienes se oponen a la fertilización in vitro, pero lo que no entienden es porque les obligaron a aceptar “una opinión cargada de dogmas”.

“Uno entiende la posición, lo que no entiende, es si uno respeta la técnica de una persona de no aplicarse la técnica FIV, porque ellos buscan imponernos eso, cuando por una enfermedad no se puede tener hijos”, concluyó.

El doctor Villalobos manifestó que se ha satanizado un procedimiento que “no tiene ninguna razón de ser”.

“Es falso que la FIV mata y desecha embriones. Se trata de un tratamiento para causas específicas de infertilidad, solo del 3 al 5% de las parejas infértiles necesitan llegar a utilizar la técnica”, expuso el especialista.

Indicó que en las parejas con problemas de infertilidad, lo primero que se hace es evaluar el caso, identificar la causa de infertilidad y dar el adecuado tratamiento, que no siempre es la FIV.

Esta técnica consiste en preparar los ovarios de la mujer para que produzca óvulos, de esta forma se extraen y se fecundan con el semen del esposo en el laboratorio.

Cuando se forman los embriones –que no pueden permanecer más de cinco días fuera del cuerpo de la mujer- se introducen al útero.

“La FIV no es una técnica asesina de embriones, ni mata ni nada”, dijo el médico.