Última Hora

Con las cárceles abarrotadas, las autoridades penitenciarias creen que un pequeño aparato que se coloca en el tobillo de los sospechosos puede contribuir a encontrar una salida.