Última Hora

Según expertos, será mejor que se arme de paciencia, porque lo que el gobierno promete en caminos y carreteras para el presente año deja mucho que desear.

"Las obras que en este momento no hayan iniciado es imposible tenerlas en un año".

¿Quedó claro? El ministro de Obras Públicas, Pedro Castro, afirma claramente que el último año de gobierno de Laura Chinchilla será para hacer contrataciones y terminar alguna que otra obra que ya venía, pero nada más.

Entre estas últimas está la carretera Cañas-Liberia, que por cierto se echó a andar pese a que todos coinciden que era más urgente ampliar el tramo Barranca-Limonal.

Y la carretera de Chilamate-Vuelta Kooper, que también muchos consideran menos urgente que la conexión de esta con la Interamericana.

Lo demás, el que venga que arree la mula. Pero eso no es todo.

"Hay un reto enorme, y es que probablemente el gobierno central tiene recursos a través de préstamos internacionales como no había tenido antes, el gran reto es ver si tiene la capacidad administrativa para administrarlos", comentó el presidente del Colegio de Ingenerios, Olman Vargas.

En total son 2.500 millones de dólares que están aprobados y listos para ser gastados, pero no se pueden gastar porque el MOPT no tiene capacidad para ello.

"Realmente la falta de costumbre del Ministerio y falta de capacidad institucional para licitar, ejecutar y administrar obras importantes", recalcó el propio ministro.

La infraestructura es la segunda gran tarea que según los costarricenses debería ponerse como prioridad la presidenta Laura Chinchilla en el último año de su gobierno.

"Nosotros no podemos garantizar un desarrollo económico adecuado si no tenemos mayor inversión en infraestructura".explicó el rector de la UCR, Henning Jensen.

En los planes del año 2012 no se menciona Limón Ciudad Puerto, del que se ha invertido solo el 10%, habiendo los recursos; ni la vía a Heredia, que tiene diseños pagados por el MOPT desde hace cinco años; ni el Empalme Garantía Sociales - Florencio del Castillo, que va a concesionarse conjuntamente con la nueva ruta a Cartago, es decir, que va a ser un tramo donde usted tendrá que pagar peaje; ni tampoco la Circunvalación Norte: en vez de esta, el gobierno está hablando de un futurista proyecto aéreo que uniría Garantías Sociales con Calle Blancos.

"Cada nuevo ministro que llega al MOPT, viene con su carta al niño, entonces las cosas que para uno son importantes, para otro las prioridades son otras", agregó Enrique Molina, ingeniero experto en carreteras.

Los planes del MOPT incluyen dentro de sus planes tres puentes peatonales en la Ruta 27, en la carretera a Caldera. Esos tres puentes son una parte de los nueve que originariamente debieron de haber evitado esto: el riesgo para la vida de poblaciones enteras a los largo de la vía.

El 26 de junio del 2009 la entonces ministra de obras públicas Karla González prometió tenerlos en seis meses.

"Esta vez estamos usando una clausula en el contrato que nos permite hacer un pago directo al concesionarios para que sin aumentar el peaje, pueda construir las obras que requiramos", dijo a Telenoticias la ex ministra.

Un año más tarde, el entonces ministro Francisco Jiménez prometió hacerlos de inmediato.

Hoy, dos años y medio después, el nuevo ministro vuelve a prometer. "El contratista ya los está haciendo, los tienen en producción y el compromiso es tenerlos listos en marzo", sentenció.

Telenoticias pidió a Autopistas del Sol y esta nos remitió a la empresa contratada Productos de Concreto. Allí se nos dijo que pese al papeleo las obras estarán puestas en la vía antes del 31 de marzo.

¿Sabía usted que la carretera a Caldera no está entregada de manera definitiva, y que por tanto no ha empezado a regir el plazo de concesión de 25 años?

"El contrato original cuando nació la licitación establecía un periodo de tres meses, en el cual cuando la carretera se entregaba, durante ese plazo el concesionario debía hacer cualquier reparación de obra que quedara deficiente, posteriormente se cambió de un periodo máximo de tres meses a uno mínimo de tres meses", comentó Molina. 

El MOPT espera tener en unos meses un recuento de las obras que Autopistas del Sol todavía debe, para luego proceder a ponerle fin a la operación provisional que todavía tiene.

Los expertos se preguntan por qué el estado está gastando más de ¢6.000 millones en el recarpeteo de la Bernardo Soto a la altura de El Coyol, si esa carretera está concesionada a Autopistas del Valle, la compañía hermana de Autopistas del Sol.

Y también se preguntan si el Estado cobrará a la concesionaria los gastos del hueco de la General Cañas y de la platina.

Es otro de los misterios de este mundo mágico que se llama concesión de obra pública.