Última Hora

Hace cuatro años un sismo sacudió nuestro país dejando muerte, desolación y pérdidas millonarias.

Desde hace casi dos años este proyecto de vivienda en Alajuela es el hogar de 91 familias que perdieron su casa aquel 8 de enero.

Armando Rodríguez es uno de los habitantes de nueva Cinchona.

Aunque hoy lleva una vida distinta y asegura sentirse muy cómodo en esta vivienda, a cuatro años del terremoto la tragedia sigue fresca su mente.

“Es algo que no le deseo a nadie, mi hijo se encontraba en la zona del terremoto y me dijo que estaba herido, no había paso para llegar a mi casa y me sentía mal al no poder hacer nada por ellos”, recordó.

El terremoto provocó daños en 7 distritos. Entre los más afectados estuvo el sector de Los Cartagos.

Ahí muchas casas fueron destruidas prácticamente por completo y la vía quedó intransitable.

Hoy, Los Cartagos luce así. Con una inversión millonaria el CONAVI  hizo una calle nueva e intervino los taludes para evitar deslizamientos.

Lo malo es que ahora muy pocos disfrutan la carretera pues la mayoría de los habitantes dejó el pueblo tras el terremoto. Hoy apenas viven aquí unas once familias.

En general la vía que lleva de las cataratas a Nueva Cinchona se encuentra en muy buenas condiciones.

Sin embargo hay un tramo importante saliendo de Vara Blanca en completo abandono.

En el Tránsito informaron que no se trata de una vía nacional, pero en la municipalidad de Heredia aseguran que la ruta es responsabilidad del CONAVI. A lo mejor por eso es que sigue en mal estado.

Cuesta creer que hace cuatro años aquí había una lechería, una empacadora y varias casas.

El sismo de aquel 8 de enero literalmente borró ese pequeño caserío del mapa y cobró la vida de dos vecinos de San Rafael de Vara Blanca.

Meses después de la tragedia esta comunidad era un pueblo fantasma, pero lentamente algunos vecinos regresaron a San Rafael.

La iglesia que prácticamente quedó en el suelo fue construida de nuevo.

Sin embargo, los vecinos siguen esperando la nueva escuela, una promesa que lleva años sin cumplirse.

Sin lugar a dudas el terremoto de Cinchona es una las peores tragedias que ha enfrentado Costa Rica.

Pero detrás del dolor vino la solidaridad de un pueblo que en sus momentos más difíciles no abandona a sus hermanos.

Hoy rendimos homenaje a las víctimas del terremoto y a todos aquellos que de una forma u otra ayudaron a que las comunidades afectadas pudieran levantarse.