Última Hora

La situación “estacionaria” de salud pero incierta en la mesa de la opinión publica, del presidente Hugo Chávez, aumenta la zozobra en el pueblo venezolano.  Esto de cara a un mandato constitucional.

Plasmado en el articulo 231 de la constitución venezolana:   “El candidato elegido tomará posesión del cargo de Presidente de la República el diez de enero del primer año de su periodo constitucional mediante juramento ante la Asamblea Nacional. Si por cualquier motivo sobrevenido el Presidente de la República no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia”.

Los chavistas  sostienen que el estado de salud del presidente es ese “motivo sobrevenido”, y no descartan que se pueda presentar este jueves en su nación y posteriormente regresar a Cuba.

Los opositores, no creen en ese acto sobrevenido. No poseen un dictamen medico que confirme el estado real de salud y ni si quiera esta en su país.

Para los entendidos en política internacional, la historia venezolanos se escribe en un lienzo bordado con inconstitucionalidades.

Si este jueves Chávez no se juramente, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, asumirá hasta por 90 días el poder en Venezuela.

Si en esos 90 días Hugo Chávez no se juramenta, de manera automática la nación será convocada nuevamente a elecciones.

El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no puede asumir la presidencia porque en ese país, el cargo es de confianza y no de elección popular, como en el caso de Costa Rica.

Los opositores exigen que el estado de salud del aun presidente sea publico, y deje de guardarse como secreto de estado. Se dice que Chávez sufre una insuficiencia respiratorio, ha sido operado en cuatro ocasiones producto del cáncer y se habla de que vive un “coma inducido”.