Última Hora

En medio de mucha tristeza, familiares, compañeros y amigos de los dos oficiales caídos en el cumplimiento del deber llegaron hasta la delegación de Guápiles para darles el último adiós.

Los policías Jesús Peraza Garro, de 50 años de edad y Carlos Jiménez Pérez, de 32 murieron al enfrentarse contra una banda de asaltantes, la noche de este lunes en Barrio La California en Cariari de Pococí.

Amigos y colegas despidieron a Jiménez Pérez, policía de la Fuerza Pública, fallecido ayer en Limón, mientras perseguía, en una moto, a los responsables de un robo en la provincia de Limón.

Quienes lo conocían, lo califican como enamorado de la provincia y sin miedo a defender al pueblo.

Jiménez Pérez de 32 años, era padre de un menor de edad y trabajó 5 años como efectivo de la Fuerza Pública, pero vividos al máximo, por una provincia que lo adoptó desde los 13 años, así lo detallan sus familiares. Este policía, quien falleció atropellado el lunes pasado, nació en Puntarenas, pero se fue a Limón desde  joven para servirle al pueblo y protegerlo de la violencia.

Así retratan sus familiares su labor en la policía nacional, la cual acabó el lunes 7 de enero por la noche, al ser atropellado por unos asaltantes, a quienes perseguía junto a otro compañero, en una moto de la delegación limonense. Aunque sabían que día a día su vida corría peligro, siempre lo hizo sin miedo, por servir a los limonenses.

Un hijo ejemplar, emprendedor, alegre y siempre preocupado por su familia, así lo describen sus familiares y conocidos. Aunque su padre, Eulogio Jiménez, siempre se negó a que fuera policía, recordó cómo en año nuevo estuvo por última vez con él.

Los dos oficiales se estrellaron cuando viajaban en motocicleta, al parecer embestidos por vehículo en que escapaban los delincuentes.

Una escolta de honor se preparaba la tarde de este martes para recibir primero el cuerpo de Jesús Peraza, quien sería el primero en llegar a guápiles, pues a su compañero primero lo velarían en Hatillo. Peraza tenía más de 12 años de servir en la Fuerza Pública y recientemente había adoptado el rol de armero en la delegación en donde estaba destacado.

Pero la noche de este lunes decidió salir a atender el caso del asalto a una casa en donde perdería la vida minutos después. Por eso en La Selva de Guácimo, lugar de donde era oriundo Peraza, todo era tristeza.

En medio del asalto murió uno de los presuntos delincuentes, un hombre de apellido Elizondo, quien huía en un pick-up que también fue sustraído de la casa en donde cometieron el asalto.

Según el ofendido dos encapuchados lo encañonaron y lo esposaron para robarle el pick-up, una pantalla plana, un karaoke, un DVD, un equipo de sonido y una moto guaraña. Además detuvieron a un hombre de apellido Ávila, pues en una propiedad suya la policía halló algunos bienes sustraídos en el asalto. La policía realizó un rastreo en ese lugar en busca de las armas usadas en el asalto

A las 4:00 de la tarde de este martes 8 de enero, se realizó un acto religioso en la Iglesia Bautista de Hatillo para Carlos Jiménez, calificado junto a su otro compañero, como héroes, al morir haciendo el trabajo que siempre le apasionó, policía de la Fuerza Pública de Costa Rica. Su turno finalizaba ese mismo lunes a la media noche.