Última Hora

Noticias

Obama, decidido a tomar medidas contra la violencia incluso por decreto

Washington, 9 ene (EFE).- El presidente Estados Unidos, Barack Obama, está decidido a usar sus poderes ejecutivos para actuar contra la violencia causada por las armas de fuego, según advirtió hoy su vicepresidente, Joe Biden.

Hace 3/18/2013 10:48:00 AM

Washington, 9 ene (EFE).- El presidente Estados Unidos, Barack Obama, está decidido a usar sus poderes ejecutivos para actuar contra la violencia causada por las armas de fuego, según advirtió hoy su vicepresidente, Joe Biden.

En el comienzo del proceso de consultas con víctimas, vendedores de armas y todo tipo de grupos relacionados con ese problema que genera violencia, Biden dejó claro ante los medios que "el presidente actuará" si fuera preciso mediante decretos ejecutivos, un poder discrecional con fuerza de ley que no pasa por el Congreso aunque debe tener base en actos legislativos anteriores.

Cada año en Estados Unidos unas 100.000 personas sufren heridas de bala en tiroteos, accidentes o intentos de suicidio con armas de fuego, y casi 30.000 mueren en incidentes relacionados con esos artefactos.

Inmediatamente después de la matanza del 14 de diciembre en una escuela de Newtown (Connecticut), donde murieron 28 personas, incluidos 20 niños, Obama encomendó a Biden poner en marcha un grupo de trabajo que deberá presentar propuestas contra la violencia causada por las armas antes del 31 de enero.

En estudio están no sólo restricciones a la venta de cierto tipo de armamento, sino también medidas para mejorar la salud mental de la población, para reforzar la seguridad de los centros educativos y, en general, atajar la llamada "cultura de la violencia".

"Estamos aquí hoy para encarar un problema que requiere acción", subrayó Biden en la apertura de una de las primeras reuniones del grupo con asociaciones que abogan por un control más estricto de las armas de fuego y varias víctimas de la violencia.

"Hay acciones que el Poder Ejecutivo puede emprender por la vía de decretos, pero no hemos decidido todavía cuáles son, estamos estudiándolo", dijo Biden.

"También se requiere la acción legislativa", agregó el vicepresidente estadounidense.

Entre quienes acudieron hoy a la reunión "hay un consenso bastante amplio sobre tres o cuatro cosas que deberían hacerse en el área de seguridad de las armas", declaró Biden, aunque no las detalló.

Mañana, jueves, las reuniones incluirán a la Asociación Nacional del Rifle, que con unos 4 millones de miembros es la defensora más enérgica del derecho a la posesión y porte de armas de fuego, de acuerdo con una interpretación muy literal de la Segunda Enmienda de la Constitución, que establece el derecho de cualquier estadounidense a portar armas.

También están previstas reuniones con representantes de la industria cinematográfica y la televisión, y con los productores de videojuegos para discutir la supuesta influencia de sus programas en la propagación de la violencia entre los jóvenes.

"Quiero dejar bien claro que no vamos a caer en la idea de que, si no podemos resolverlo todo, no haremos algo", declaró Biden.

La empresa Walmart, que no es sólo la mayor cadena de tiendas en el mundo sino que es la mayor vendedora de armas de fuego en Estados Unidos, confirmó hoy que ha solicitado participar en estas reuniones convocadas por Obama.

Después del incidente de diciembre pasado en la escuela primaria Sandy Hook, de Newtown, Walmart retiró de su catálogo por internet el rifle semiautomático "Bushmaster", la versión civil del arma militar AR-15.

El atacante en Newtown, Adam Lanza, empleó un "Bushmaster" para cometer la masacre, un arma que Walmart sigue vendiendo en sus tiendas.

La cadena de tiendas, que en un principio declinó acudir a las reuniones en la Casa Blanca, "cambió de opinión", según informó en un comunicado difundido por la cadena CNN, en el que admitió haber "subestimado el sentimiento público" con respecto a estas consultas.

La reunión de hoy en la Casa Blanca incluyó a miembros de la "Campaña Brady para terminar con la violencia armada", una organización que lleva el nombre de James Brady, el que fuera secretario de prensa de la Casa Blanca que resultó herido en 1981 cuando un individuo intentó asesinar al presidente Ronald Reagan.

También asistieron dos supervivientes del ataque en 2007 en la Universidad Tecnológica de Virginia en el que murieron 32 personas, y el padre adoptivo de una de las víctimas de la matanza en julio pasado en un cine de Aurora, Colorado, donde fueron asesinadas doce personas.