Última Hora

En la sesión de plenario del 5 de diciembre del 2005, la entonces diputada de Liberación Nacional, Laura Chinchilla aprobó un receso legislativo de 45 días.

La pausa en el congreso, fue del 26 de diciembre de ese año, hasta el 2 de febrero del 2006.

Sin embargo, la hoy mandataria, envió una carta, en la que renunciaba al salario de un mes.

"Conocedora del sistema de pago de dietas imperante en la Asamblea Legislativa, y en virtud de que aprovecharé dicho receso para integrarme de lleno al proceso electoral, le solicito realizar las gestiones administrativas necesarias, a fin de que se haga efectiva mi renuncia a la remuneración correspondiente al mes de enero del 2006"

Más adelante, Chinchilla mencionaba: "no es mi intención, aprovecharme de la remuneración pagada por la Asamblea Legislativa, para patrocinar una campaña cívica, en la cual me honro participar como candidata a la vicepresidencia por el Partido Liberación Nacional".

El documento fue envido el 6 de diciembre del 2005.

El Director Ejecutivo del Congreso, confirmó que Laura Chinchilla, no recibió el salario correspondiente al enero del 2006.

El miércoles, le mostramos en Telenoticias el malestar de algunos diputados, tras las declaraciones de la mandataria Chinchilla, ante la posibilidad de que el congreso tome dos meses de vacaciones.

Si el receso legislativo es de dos meses, solo en el salario de los legisladores se deben cancelar casi 400 millones de colones.

Y el viernes, 1 de noviembre, los diputados tendrán un aumento del 5% sobre su salario, equivalente a 171 mil 270 colones.