Última Hora

Durante más de cuatro horas, vecinos de Alajuelita, bloquearon la entrada del residencial donde vive la presidenta Laura Chinchilla y provocaron un caos en la ruta 27.

La razón era exigir de manera pacífica vivienda digna en Alajuelita, aunque eso le causara molestia a algunos conductores que tuvieron que ser testigos del movimiento.

Entre los manifestantes que podían sumar unas 170 personas, se encontraban niños, muchas mujeres cabezas de hogar y adultos mayores.

Había hasta menores con discapacidad que tuvieron que arreglársela con una sombrilla para evitar el fuerte sol del mediodía, que puso un poco incomodos a los niños que no contaban con agua ni alimentación.

Precisamente por esa razón personeros del PANI llegaron a la zona, pero no tuvieron que intervenir.

No así la Cruz Roja, quienes atendieron a 17 personas por mareos y cansancio y el traslado de un adulto por un dolor en el pecho.

A eso de la 1 de la tarde, los manifestantes desistieron del bloqueo, se reabrió el paso y los vecinos de Alajuelita tomaron autobuses para marcharse a sus casas.