Última Hora

Cuando los adultos mayores requieren de cuidados y compañía, es mejor que vivan en un hogar con gente como ellos, antes de que estén solos en sus casas.

El centro gerontológico de Curridabat, es uno de esos lugares solidarios que alberga a personas de la tercera edad.

Pero para seguir funcionando, requiere de manos que aporten además de ayudas económicas, compañía para estos señores.

Don Julio a la edad de 95 años se atiende por sí solo. El arregla su cama, se baña y pasa los días según él, muy tranquilo y contento en el asilo de ancianos de Curridabat.

Él es uno de los 29 adultos mayores, que se ven beneficiados con las atenciones de este lugar, en el que tienen garantizada una buena alimentación y los cuidados necesarios.

Son como una gran familia. Comparten de dos en dos las habitaciones pero en las áreas comunes conversan como buenos amigos.

Socializan entre ellos, porque aunque algunos tienen familiares que llegan a verlos, a otros nadie los visita, por lo que hacen un llamado para a quienes de manera voluntaria, deseen donar su tiempo y compartir un poco con estos adultos mayores.

Aunque la calidad humana es importante, eso no es lo único que les hace falta.

Afortunadamente cuentan con ayuda, pero, aún faltan más. Usted puede tenderles la mano y así garantizar que sigan teniendo una buena calidad de vida.