Última Hora

Informes confidenciales llevaron a los agentes judiciales de Limón a coordinar con oficiales de guardacostas, un importante despliegue policial este domingo en Cahuita.

El objetivo era ubicar una lancha que cruzaría el Caribe transportando un gran cargamento de cocaína.

En la lancha, tipo Eduardoño de tres motores, dejaron abandonados 45 paquetes de droga, equivalentes a 1.272 kilos de cocaína.

Además, la policía decomisó varios estañones con combustible y un pasaporte que pertenece a un colombiano de apellido Pérez.

Una vez finalizado el conteo, la droga quedó a la orden de la Fiscalía.

La Policía sospecha que el cargamento sería almacenado en Costa Rica por algunos días y luego en cantidades más pequeñas lo enviarían a otros países.