Última Hora

Internacional

Nicaragua derrocha alegría en tradición popular "Los Agüizotes"

Al filo de la medianoche del último viernes de octubre, la ciudad de Masaya acoge a cientos de personajes fantasmales...

Agencia EFE Hace 10/26/2013 7:34:00 PM

Managua, 26 oct (EFE).- Un derroche de creatividad con disfraces típicos, folclóricos, fantasmales, de horror y muerte caracterizaron la fiesta popular de "Los Agüizotes", que se celebra anualmente en la provincia de Masaya, al sur de Nicaragua.

Al filo de la medianoche del último viernes de octubre, la ciudad de Masaya acoge a cientos de personajes fantasmales que entre música y algarabía, bailan e iluminan las calles del populoso barrio indígena de Monimbó, con sus velas, antorchas y candiles artesanales para celebrar la tradicional fiesta.

Mujeres llorando, carretas haladas por bueyes esqueléticos, hombres sin cabeza, duendes, todo es representación de los mitos y leyendas que cobran vida cada año en esa ciudad, considerada la cuna del folclore nicaragüense y que se celebran en ocasión de las fiestas patronales en honor a San Jerónimo.

En medio de llantos y con un aspecto demacrado, una mujer pregunta a gritos "¡donde están mis hijos!", mientras en sus brazos carga un muñeco de trapo.

Esa es la representación de "La llorona", un personaje de las leyendas nicaragüenses para atemorizar a los niños inquietos y que no desean dormir.

Otros personajes que desfilan en las fiestas de "Los Agüizotes", una especie de carnaval terrorífico, son el "cadejo", "mocuana", "cegua", "duendes", "taconuda", "la carreta náhuatl", entre otros.

La palabra Agüizote proviene del náhuatl, en la que Agüi significa agua, y zote significa espantos, por lo tanto, agüizotes denota espanto cerca del agua.

"Los agüizotes es lo que ha quedado en la mentalidad y memoria histórica del pueblo alrededor del aquel pasado de nuestros antiguos, nuestros aborígenes, nuestros indígenas", explicó a Efe el director del mercado de artesanías de Masaya, Danilo Mora, promotor de esa tradición.

En esta procesión nocturna los personajes salidos de populares leyendas nicaragüenses portan los más originales vestuarios y lucen sus mascaras grotescas elaboradas por decenas de artesanos locales.

Los protagonistas de los diferentes personajes ancestrales son hombres, mujeres y niños, que buscan generar terror entre los visitantes, danzando a manera de ritual al ritmo de bandas filarmónicas, que hacen aún más entretenido este carnaval terrorífico.

No falta en la fiesta, las bocanadas de fuego lanzadas al aire por los protagonistas y los ataúdes con sus aparentes difuntos que llevan sus rostros pintados y sus largos vestidos desgarrados.

Uno de los participantes, Carlos Roque, dijo a Efe que se le llama "Agüizotes" a la creencia de algunas personas supersticiosas.

"Por ejemplo, hay gente que cree que si una gallina canta por la noche o entra una mariposa negra a la casa, es que alguien va a morir", puntualizó.

Hay quienes piensan que la noche de "Los Agüizotes" es una fiesta de culto satánico, otros pura tradición popular, pero más allá del "terror" que causan en la población, en lo que coincide la mayoría es que es una de las procesiones más alegres y multitudinarias en este país.

"Además de la procesión de 5.000 disfrazados, hay una procesión de 5.000 visitantes que vienen a Masaya", aseguró Mora.

La celebración de "Los Agüizotes" es propia de los habitantes de Masaya desde 1976 y forma parte de las fiestas patronales de San Jerónimo, que inician con la bajada del santo a mediados de septiembre, realizando continuas procesiones por todas las calles de Masaya en medio de música tradicionalista.