Última Hora

Los combustibles son una carga para los costarricenses, y buena parte de sus costos los dedica el consumidor a pagar impuestos.

Del total de ese tributo, solo un 30 por ciento va a carreteras: 21,7 a CONAVI, 7,25% a las municipalidades y 1 % al LANAMME.

Mientras tanto, un enorme 66,4% va a la caja única del Estado.

Le preguntamos a los costarricenses si están de acuerdo en que la totalidad de este impuesto se dedique a carreteras, y las respuestas se movieron de un lado a otro.

Los candidatos presidenciales de los partidos Liberación, Nacional, PUSC, Frente Amplio y PAC se manifestaron a favor de dedicar más recursos a carreteras, pero ninguno se comprometió claramente a dedicar todo este impuesto a las vías.

Un servicio de transporte público rápido y seguro ha sido la solución a muchos problemas viales en las principales ciudades del mundo. Y una medida fundamental ha sido crear carriles exclusivos para el paso rápido de los autobuses.

Se le preguntó a los ticos si están de acuerdo en crear carriles exclusivos para buses. Y de nuevo hubo opiniones divididas.

Los candidatos en general se mostraron a favor, pero señalaron que la estrechez de la mayoría de las calles no siempre lo permitirá.

El tercer tema es el tranvía en el centro de San José. Los costarricenses apoyan esta medida en un 88%. La rechazan en un 12%.

Johnny Araya cree que “la menor manera es invertir en transporte público”, además destacó el proyecto del tranvía para mejorar el tránsito en la capital.

Este medio de transporte es firmemente apoyado por el candidato liberacionista y también lo apoya el libertario. Los otros candidatos afirman que debe ser sometido a un mayor estudio y apuestan más por la modernización del tren metropolitano.

El candidato del PUSC se manifestó en contra de todo nuevo servicio público sobre nivel. Dijo que por el contrario su partido impulsará la construcción de un metro bien sea subterráneo, bien sea aéreo. “Me comprometo a ajustar 25 cuellos de botella”, agregó.

Para avanzar en la solución del problema vial, los cuatro candidatos consultados señalan que hay que meterle el diente al CONAVI. Algunos proponer eliminarlo y concentrar todo en el MOPT.

“Ha habido una tendencia en Costa Rica a desconcentrarlo todo, y entonces usted lo que tiene son ministerios que han ido perdiendo su rol rector y estratégico. En la propuesta nuestra está el de fortalecer ministerios, una especie de súper- ministros (…) El MOPT perdió dirección política”, subrayó.

El tema de las carreteras tiene muchos huecos oscuros y lo primero que hay que hacer es aclararlos. Así piensa por ejemplo el candidato del Frente Amplio, José María Villalta.

“No puede ser que haya dos empresas que concentren el 80 por ciento de los proyectos (…) hay que fortalecer la participación ciudadana como auditores, porque son los que saben cómo se están haciendo las obras”, dijo.

Los candidatos afirman que hay muchos estudios, planes y evaluaciones, y que lo primero que hay que hacer en ponerlos en práctica, dándole más poder a LANAMME, al Colegio de Arquitectos y a otras entidades de expertos.

“Indicamos que habría que atender el problema de la red vial casi como fuera una emergencia nacional. Habría suficientes razones como para invocar un estado de excepción, darle una atención prioritaria a la red vial”, afirmó Luis Guillermo Solís, candidato del PAC.

Una cosa está clara: el próximo gobierno tendrá planes proyectos y dinero para avanzar en obras fundamentales. Son unos 1.500 millones de dólares que esperan en las arcas para ser utilizados.

Habrá que ver si esas obras se realizan en los próximos cuatro años.