Última Hora

El Tribunal Penal de Limón es el centro de una investigación que efectúa la Inspección Judicial tras detectar la prescripción de al menos 130 causas en ese despacho.

Se trata de diversos delitos que debieron ser resueltos en juicios unipersonales y que tienen penas que van desde una multa hasta cinco años de cárcel.

Es decir, decenas de imputados se podrían haber salvado de ir a prisión debido a la situación que genera el retraso en el Tribunal Penal.

Por medio de la oficina de prensa de la Corte, la jueza coordinadora de ese despacho, Rosa Elena Gamboa, indicó que tienen un circulante muy alto de casos.

Además, estas causas prescriben a los tres años.

En la actualidad, cuatro jueces y cuatro técnicos judiciales atienden el despacho, pero según la Corte, para el próximo año ese número subirá a 15 jueces y 15 técnicos.

En uno de los casos que prescribieron, el OIJ de Limón tuvo que devolver dos lanchas decomisadas en una investigación por infracción a la ley de pesca y casa en la protección de tortugas marinas.

La jueza que encabeza el despacho que investiga la Inspección Judicial, es la misma que dejó en libertad a un hombre de apellido Zamora, tras pagar una fianza de tres millones de colones.

Zamora es vinculado con el decomiso de una tonelada de marihuana, pero aprovechó la medida cautelar que le otorgó la jueza para darse a la fuga hasta la fecha.