Última Hora

Internacional

Dos rehenes muertos elevan a 4 los fallecidos en zona cocalera de Bolivia

Ocho efectivos habían sido tomados como rehenes, señaló la autoridad, quien precisó que los dos muertos hallados este lunes formaban parte de ese grupo.

AFP Agencia Hace 10/21/2013 10:26:00 PM

LA PAZ, 22 octubre 2013 (AFP) - Una emboscada en Bolivia el fin de semana contra una patrulla de erradicadores de coca dejó cuatro muertos, dos de ellos luego de haber sido tomados como rehenes por parte de cocaleros "ligados al narcotráfico", informó este lunes el gobierno.

Un militar y un médico que habían sido tomados como rehenes fueron hallados sin vida y se sumaron a los dos muertos que había dejado la emboscada el sábado contra una unidad de erradicadores policías y militares, que dejó además 14 heridos de bala, informó el ministro del Interior, Carlos Romero.

"Son otras dos víctimas fatales de este hecho criminal, sangriento y violento, provocado por este grupo de personas ligadas al narcotráfico", dijo Romero en una rueda de prensa sobre el hecho ocurrido en la región cocalera de Apolo, 410 km al norte de La Paz.

El ministro recordó que el sábado un contingente de la Fuerza de Tarea Conjunta fue emboscado por cocaleros cuando realizaba sus labores de erradicación manual de cultivos de coca ilegales, con saldo entonces de dos muertos de bala.

Hasta el domingo, ocho efectivos habían sido tomados como rehenes, señaló la autoridad, quien precisó que los dos muertos hallados este lunes formaban parte de ese grupo.

Romero señaló que tras intensos rastrillajes en la zona se encontró a los dos rehenes muertos, un suboficial de la Marina y un médico civil.

"El saldo en consecuencia son cuatro muertos, 14 heridos de bala, 15 policontusos", precisó Romero.

"Esto ya es una masacre, son cuatro muertos", remarcó el ministro, principal responsable de la seguridad interna y de la lucha contra el narcotráfico en el país.

Presunta participación extranjera

Hasta el momento se sabe que el oficial de la Marina "fue asesinado con arma de fuego, con un proyectil que habría ingresado por la frente, a la cabeza, pero eso es información preliminar", señaló.

Romero afirmó que "no vamos a descansar hasta encontrar a los responsables" e indicó que se realizan operaciones junto con la justicia para detener a los autores materiales e intelectuales.

"Hay muchos elementos que dan cuenta de la participación de extranjeros, hemos señalado que se trata posiblemente de súbditos peruanos y si hay colombianos o no, la investigación lo tiene que establecer", acotó.

Mencionó, asimismo, que se ha detenido a 13 civiles, presumiblemente ligados a los hechos de sangre y que están siendo investigados.

También reiteró que se solicitó a Perú apoyo en el control policial de pasos fronterizos terrestres "para que no puedan escapar estos delincuentes".

En la región de Apolo, al borde de la Amazonia, hay una fuerte actividad ilegal, como tráfico de madera y oro así como comercio ilícito de cocaína.

En Apolo no deben haber más de 280 hectáreas de coca legales y el resto, aún sin mensurar, debe ser eliminado.

En Bolivia hay un total de 25.300 hectáreas plantadas de coca -según Naciones Unidas- de las que sólo unas 12.000 son legales, destinadas al mascado y la infusión, de acuerdo con la ley antidroga.

Denuncias de inusitada violencia

A la región de Apolo se desplazó una comisión de la estatal Defensoría del Pueblo para indagar sobre los hechos.

El delegado de la oficina Gregorio Lanza explicó desde el lugar a la radio privada Erbol que "hemos recibido denuncias de que en el sector ha habido una violencia inusitada" de policías y militares contra los campesinos.

Expresó su optimismo de que se pueda abrir una mesa de diálogo entre el gobierno y los campesinos en las próximas horas, aunque mencionó que "hay posiciones intransigentes".

El dirigente de los cocaleros de la región, Hernán Salas, negó a la radio católica Fides que su sector haya atacado a los policías y militares e incluso mencionó que "entre ellos han peleado y entre ellos se han disparado".

También denunció que los uniformados cometieron excesos contra los campesinos y sus familias.