Última Hora

La mañana de este lunes, se realizó la audiencia prelimimnar por la muerte de Jenny Álvarez, de 25 años, y su bebé Sebastián, de apenas un año.

En el 2010, cuando regresaban a su casa sobre la carretera General Cañas, ambos fueron atropellados por un bus de Tuasa, a consecuencia, según la fiscalía, de una maniobra equivocada del chofer de la empresa Constenla involucrado en el accidente.

El padre y abuelo de las víctimas asegura que ningún dinero pagará lo que han vivido en los últimos tres años.

Asegura que en la investigación se determinó que aunque el bus de Tuasa fue el que atropelló a su hija y nieto, en realidad todo fue producto de una maniobra de un chofer de la empresa Constenla.

En total, son 12 los afectados quienes participan del proceso, todos iban a bordo del bus accidentado.

El abogado de las víctimas mortales explicó que existe posibilidad de un arreglo económico.

Ahora tendrá que dar un mes de tiempo para ver la propuesta que presentará la empresa Constenla, para determinar si hay posibilidad de un arreglo económico.