Última Hora

Internacional

La élite del vino mundial busca producir en China

Los mayores productores de vinos del mundo buscan en China el delicado equilibrio entre composición del suelo y las técnicas para poder aumentar la producción y satisfacer...

AFP Agencia Hace 10/21/2013 9:53:00 AM

Los mayores productores de vinos del mundo buscan en China el delicado equilibrio entre composición del suelo y las técnicas para poder aumentar la producción y satisfacer el consumo del país más poblado del planeta.

De 2007 a 2011, el consumo de vino se duplicó en el gigante asiático y las previsiones son que aumente un 40% para 2016, según los profesionales del salón Vinexpo.

Bodegas como Barons de Rothschild (DBR) ha elegido Penglai, una península con suaves montañas en la provincia oriental de Shandong, para plantar 15 hectáreas de viñedos.

Shandong tiene más de un siglo de experiencia vitícola, pero hasta ahora ha preferido la cantidad a la calidad.

El número uno mundial del lujo, LVMH, propietario sobre todo de las marcas de champán Moët & Chandon, Dom Pérignon o Veuve Clicquot Ponsardin, también ha optado por la región septentrional de Ningxia para producir, en 66 hectáreas, vino burbujeante.

LVMH ya ha empezado a cosechar las primeras uvas de merlot y cabernet sauvignon en la provincia meridional de Yunnan.

"Es el nuevo Eldorado, el Nuevo Mundo", dice entusiasmado Jean-Guillaume Prats, responsable de la división Estates & Wines de LVMH.

En China, "nadie sabe bien dónde ni cómo producir vino. Nosotros tenemos una idea al respecto. La gente lo ha intentado, pero todavía no se sabe nada", dijo a la AFP.

Shandong, en la ribera del mar Amarillo, es conocido por su humedad. Ningxia es semiárido con inviernos muy fríos mientras que Yunnan, muy montañoso, tiene un clima templado todo el año aunque el sur de la provincia es incluso tropical y bañado por el monzón.

La reputación de estas tres regiones vinícolas está todavía por hacer, pese a que Ningxia es la más adelantada.

En septiembre de 2011, el vino tinto de esta región autónoma con fuerte presencia de población musulmana tuvo una excelente acogida en Londres donde ganó uno de los premios más importantes en el Decanter World Wine Awards. Desde entonces, Ningxia está considerada como la zona más prometedora.

Según los especialistas, los vinos chinos tardarán en estar a punto ya que se necesitan muchos ensayos para lograr unas condiciones ideales.

Los primeros pasos de la industria vitícola en Shandong remontan a 1892. La empresa DBR eligió esta provincia tras explorar diferentes lugares en China, explica Olivier Richaud, el director de explotación de Penglai.

El tipo de uva es mayoritariamente cabernet sauvignon, con seis variedades en total, cultivadas en las colinas que rodean al lago.

Para compensar las abundantes lluvias estivales, hay que cortar las hojas de cada cepa para que las uvas puedan recibir los rayos del sol lo más posible.

También se planta vegetación adicional entre las cepas para que absorba la mayor cantidad de lluvia posible.

"Todo es muy diferente a lo que está acostumbrada la empresa en los viñedos que tenemos", dice Richaud. "Hasta el final, no sabremos realmente la calidad que vamos a lograr", agregó.

Por su parte, LVMH ha elegido Yunnan tras un estudio de tres años, debido al clima, la composición de la tierra y el acceso al agua.

La zona se compara con la región de Bordeaux, pero está a mayor altitud, dice Prats.
"Realmente no puedo decirle cuándo se podrá comercializar este vino, cómo se denominará ni la cantidad que se va a producir", reconoce.

En China, hasta ahora, el vino se suele utilizar como regalo y para ello, las marcas extranjeras son las preferidas, dejando las marcas locales para consumo propio, explica Jim Boyce, fundador del portal grapewallofchina.com.

Las compras de vino para degustación sólo representan una fracción, aunque este segmento aumenta, dice.

Con sede en Hong Kong, la experta Jeannie Cho Lee cree que los viñedos de empresas extranjeras les reportarán pingües beneficios y contribuirán a mejorar el nivel de los vinos cultivados y consumidos en China.

No obstante, todavía hay muchos interrogantes sobre el resultado esperado.
"Tenemos que ser realistas y prudentes", dice, "ya que no tenemos ni idea de la calidad que va a salir".

Pese a todo, estas explotaciones generan ya muchas expectativas, debido a la importancia de las marcas.

La prueba es que ya hay botellas falsas de vino supuestamente procedente de las bodegas Barons de Rothschild en Shandong, advierte Olivier Richaud. "¡Y eso incluso antes de que hayamos empezado la producción!", exclama.
 

Tags