Última Hora

No tienen más de 11 años y ya son todos unos expertos en cuidar el ambiente. Los niños de la escuela de Villas de Ayarco se convirtieron en un ejemplo para toda la comunidad.

Luego de ocho sesiones en las que aprendieron cómo clasificar desechos, ahora ellos no sólo lo aplican en su escuela sino que se encargan de enseñarle a los más pequeños.

La empresa Kanguro desarrolla un proyecto de educación ambiental en varias escuelas del país. Ellos seleccionan niños de cuarto grado y los capacitan.

A su vez, ellos le enseñan incluso a sus padres cómo se debe reciclar.

Los más pequeños aseguran haber aprendido mucho acerca del manejo de los desechos sólidos.

Y por sus respuestas, no nos queda la menor duda de que así es. Su conocimiento del proceso para el reciclaje es de envidiar.

El proyecto también se desarrolla en otras dos escuelas del país y la idea es que pronto se pueda llevar a otros centros educativos.