Última Hora

La noche del lunes, el spot inaugural de la campaña política del Partido Acción Ciudadana (PAC), salió a la luz pública y con él un firme intento del candidato Luis Guillermo Solís por alejarse de la etiqueta de desconocido.

Las encuestas han puesto en realce una realidad hiriente para el PAC, su aspirante a la presidencia resulta ser casi ajeno a la opinión pública, y eso repercute en una popularidad claramente reducida.

“Hola, soy Luis Guillermo Solís, candidato presidencial del PAC”, dice a manera de introducción para su mensaje. Lo siguiente es una mezcla que para el analista Víctor Ramírez, pues ser tan efectiva como sobria.

“Él es un hombre que conoce al PLN desde sus entrañas, que denuncia lo que denunció cuando salió del partido. Me gusta porque es corto, es sobrio, el grano, sin maquillaje y sin ese estilo farandulesco de unos hombres en el ring, por ejemplo”, considera Ramírez.

Para el experto, es natural que la gente no le conozca, pues no ha tenido exposición mediática que tienen otras personas como Johnny Araya, o el propio y ya lejano doctor Hernández, que desde la ventana del Hospital de Niños se ha dado a conocer.

En el spot, Solís critica el modelo económico del PLN, “el abandono de la clase media” y la concentración de la riqueza. “Les dije (en la carta de despedida) que Liberación había perdido no solo el rumbo sino también el alma. El rumbo se puede reencontrar, el alma, cuando se va, se va para siempre”.

Para el analista, no es imposible que el abanderado del PAC pueda conquistar a una porción tal de electorado que pueda alcanzar el apoyo de Johnny Araya. Eso no sería posible, “si no existiera mar enorme de costarricenses que dicen ´voy a votar, pero no tengo partido´”, considera.

Ese es el blanco que puede servir de trampolín para los rojiamarillos, según Ramírez, pues casi la mitad de los que van a votar están en esa situación, “y yo creo que no lo van a hacer por Liberación Nacional”, agregó.

Así lo reconoce Solís. “Mi lógica, mi análisis, es que nosotros tenemos que apelar a esa masa inmensa de 60 y pico por ciento de la gente que dice que no tiene partido (…) esa sensación tiene causalidades más comunes”, explicó.

La complejidad de la actual campaña, asimismo, puede empujar las intenciones de Luis Guillermo, pues, según Víctor Ramírez, incluso a las encuestadoras les va a ser difícil medir la intención de voto y este candidato afirma que en adelante habrá mucho más de él al aire.

Eso sí, el político reconoce que no podrá alejarse del pueblo y centrarse solo en la publicidad, lejana y físicamente intangible, él dice que llegará a los pueblos para hacerse sentir. “Esto es un complemento de ello”.

“Va a comenzar a tener mayor exposición”, considera Ramírez, “no solo por los campos pagados, sino por la comidilla propia de la campaña”.

“Soy Luis Guillermo Solís, un ciudadano como usted, y sería bueno que empecemos a conocernos”. La frase marca el cierre de este spot, en un mensaje de invitación al que recurren los del PAC para motivar cercanía y empatía. “Soy un ciudadano que se preocupa por su país, un profesor que ha dedicado su vida entera al servicio público, y un padre que se preocupa por sus hijos e hijas como cualquier ciudadano”, afirma.